31.3.14

Algunas apreciaciones sobre anarquismos y marxismos de Guy Debord (La Sociedad del Espectáculo)

Intro: Bravata Vandálica
Estas son algunas apreciaciones de Debord tomadas de La sociedad del Espectáculo, del capítulo IV: El proletariado como sujeto y como representación, capítulo que "retoma el movimiento histórico precedente (siempre yendo de lo abstracto a lo concreto), como historia del movimiento revolucionario. Es una síntesis del fracaso de la revolución proletaria y de su retorno, y desemboca en la cuestión de la organización revolucionaria." (en palabras de punkfreejazzdub). Es cierto que la coherencia de la crítica unitaria de Debord y la Internacional Situacionista halla aquella coherencia unitaria en la totalidad de su crítica y no en parcialidades, o sea, se hace defícil darle crédito solo a unas tésis de la Sociedad del Espectáculo mientras no se reconozca que esta tiene sentido en tanto halla su coherencia en conjunto con los demás postulados del autor; quiero decir que se hace una lectura pobre de la Sociedad... si se comprende solo una pequeña parte de las tesis.
Pero aún así, y a riesgo de perder aquella coherencia unitaria de la crítica que caracteriza a este título, especialmente a este capítulo (que consideramos el de mayor importancia del libro), tomamos algunas tesis sobre anarquismos y marxismos que Debord aborda de forma crítica y que nosotros, al separarlas de su contenido original, las convertimos quizá en notas dispersas y malogradas, pero todavía validaz, ya que contienen en esencia aquella crítica unitaria y radical sobre los aspectos a superar de las expresiones del movimiento proletario del pasado, para estirpar de él lo que aún subsistía de ideológico y convertirlo en verdadera teoría revolucionaria. Como dice la tesis 124: "Toda teoría revolucionaria es ahora enemiga de toda ideología revolucionaria y sabe que lo es"
Para quién no esté familiarizado con la lectura de Debord ni los situacionistas, La Sociedad del Espectáculo está compuesta de 221 tesis repartidas en 9 capítulos, así que el número que verán sobre cada "nota" corresponde a la numeración de la tesis. Hay saltos entre la numeración porque hacemos una suerte de selección de las tesis tomando solo las que creemos más necesarios para referirnos de manera crítica los movimientos proletarios contrapuetos de aquellas épocas pasadas.

Capítulo 4 El proletariado como sujeto y como representación

"El derecho igualitario de todos a los bienes y placeres de este mundo, la destrucción de toda autoridad, la negación de todo freno moral; he ahí, si descendemos hasta el fondo de las cosas, la razón de ser de la insurrección del 18 de marzo y el programa de la temible asociación que le ha suministrado un ejército."
Investigación parlamentaria sobre la insurrección del 18 de marzo
91
Los primeros éxitos de la lucha de la Internacional la llevaban a liberarse de las influencias confusas de la ideología dominante que subsistían en ella. Pero la derrota y la represión que pronto halló hicieron pasar al primer plano un conflicto entre dos concepciones de la revolución proletaria que contienen ambas una dimensión autoritaria para la cual la auto-emancipación consciente de la clase es abandonada. En efecto, la querella que llegó a ser irreconciliable entre los marxistas y los bakuninistas era doble, tratando a la vez sobre el poder en la sociedad revolucionaria y sobre la organización presente del movimiento, y al pasar de uno a otro de estos aspectos, la posición de los adversarios se invierte. Bakunin combatía la ilusión de una abolición de las clases por el uso autoritario del poder estatal, previendo la reconstitución de una clase dominante burocrática y la dictadura de los más sabios o de quienes fueran reputados como tales. Marx, que creía que una maduración inseparable de las contradicciones económicas y de la educación democrática de los obreros reduciría el papel de un Estado proletario a una simple fase de legislación de nuevas relaciones sociales objetivamente impuestas, denunciaba en Bakunin y sus partidarios el autoritarismo de una élite conspirativa que se había colocado deliberadamente por encima de la Internacional y concebía el extravagante designio de imponer a la sociedad la dictadura irresponsable de los más revolucionarios o de quienes se designasen a sí mismos como tales. Bakunin reclutaba efectivamente a sus partidarios sobre una perspectiva tal: "Pilotos invisibles en medio de la tempestad popular, nosotros debemos dirigirla, no por un poder ostensible sino por la dictadura colectiva de todos losaliados. Dictadura sin banda, sin título, sin derecho oficial, y tanto más poderosa cuanto que no tendrá ninguna de las apariencias del poder." Así se enfrentaron dos ideologías de la revolución obrera conteniendo cada una una crítica parcialmente verdadera, pero perdiendo la unidad del pensamiento de la historia e instituyéndose ellas mismas en autoridades ideológicas. Organizaciones poderosas, como la social-democracia alemana y la Federación Anarquista Ibérica sirvieron fielmente a una u otra de estas ideologías; y en todas partes el resultado ha sido enormemente diferente del que se deseaba.
92
El hecho de considerar la finalidad de la revolución proletaria comoinmediatamente presente constituye a la vez la grandeza y la debilidad de la lucha anarquista real (ya que en sus variantes individualistas, las pretensiones del anarquismo resultan irrisorias). Del pensamiento histórico de las luchas de clases modernas el anarquismo colectivista retiene únicamente la conclusión, y su exigencia absoluta de esta conclusión se traduce igualmente en un desprecio deliberado del método. Así su crítica de la lucha política ha seguido siendo abstracta, mientras que su elección de la lucha económica sólo es afirmada en función de la ilusión de una solución definitiva arrancada de un solo golpe en este terreno, el día de la huelga general o de la insurrección. Los anarquistas tienen un ideal a realizar. El anarquismo es la negación todavía ideológica del Estado y de las clases, es decir, de las condiciones sociales mismas de la ideología separada. Es la ideología de la pura libertad que todo lo iguala y que aleja toda idea del mal histórico. Este punto de vista de la fusión de todas las exigencias parciales ha dado al anarquismo el mérito de representar el rechazo de las condiciones existentes para el conjunto de la vida, y no alrededor de una especialización crítica privilegiada; pero siendo considerada esta fusión en lo absoluto según el capricho individual antes que en su realización efectiva ha condenado también al anarquismo a una incoherencia fácilmente constatable. El anarquismo no tiene más que repetir y poner en juego en cada lucha su misma y simple conclusión total, porque esta primera conclusión era identificada desde el origen con la culminación integral del movimiento. Bakunin podía pues escribir en 1873, al abandonar la Federación Jurasiana: "En los últimos nueve años se han desarrollado en el seno d e la Internacional más ideas de las que serían necesarias para salvar el mundo, si las ideas solas pudieran salvarlo, y desafío a cualquiera a inventar una nueva. El tiempo ya no pertenece a las ideas, sino a los hechos y a los actos." Sin duda esta concepción conserva del pensamiento histórico del proletariado esta certeza de que las ideas deben llegar a ser prácticas, pero abandona el terreno histórico suponiendo que las formas adecuadas de este paso a la práctica están ya encontradas y no variarán más.
93
Los anarquistas, que se distinguen explícitamente del conjunto del movimiento obrero por su convicción ideológica, van a reproducir entre ellos esta separación de competencias, proporcionando un terreno favorable a la dominación informal sobre toda organización anarquista de los propagandistas y defensores de su propia ideología, especialistas tanto más mediocres cuanto que por regla general su actividad intelectual se propone principalmente la repetición de algunas verdades definitivas. El respeto ideológico de la unanimidad en la decisión ha favorecido más bien la autoridad incontrolada en la organización misma de especialistas de la libertad; y el anarquismo revolucionario espera del pueblo liberado el mismo tipo de unanimidad, obtenida por los mismos medios. Por otra parte, el rechazo a considerar la oposición de las condiciones entre una minoría agrupada en la lucha actual y la sociedad de los individuos libres ha alimentado una permanente separación de los anarquistas en el momento de la decisión común, como lo muestra el ejemplo de una infinidad de insurrecciones anarquistas en España, limitadas y aplastadas en un plano local.
94
La ilusión sostenida más o menos explícitamente en el anarquismo auténtico es la inminencia permanente de una revolución que deberá dar razón a la ideología y al modo de organización práctica derivado de la ideología, llevándose a término instantáneamente. El anarquismo ha conducido realmente, en 1936, una revolución social y el esbozo más avanzado que ha existido de un poder proletario. En esta circunstancia todavía hay que hacer notar, por una parte, que la señal de insurrección general fue impuesta por el pronunciamiento del ejército. Por otra parte, en la medida en que esta revolución no había sido concluida en los primeros días, por el hecho de la existencia de un poder franquista en la mitad del país, apoyado fuertemente por el extranjero mientras que el resto del movimiento proletario internacional ya estaba vencido, y por el hecho de la supervivencia de fuerzas burguesas o de otros partidos obreros estatistas en el campo de la República, el movimiento anarquista organizado se ha mostrado incapaz de extender las semi-victorias de la revolución e incluso de defenderlas. Sus jefes reconocidos han llegado a ser ministros y rehenes del Estado burgués que destruía la revolución para perder la guerra civil.
98
Lenin no ha sido, como pensador marxista, sino el kautskista fiel y consecuente que aplicaba la ideología revolucionaria de este "marxismo ortodoxo" en las condiciones rusas, condiciones que no permitían la práctica reformista que la II Internacional llevaba consigo en contrapartida. La dirección exterior del proletariado, actuando por medio de un partido clandestino disciplinado, sometido a los intelectuales convertidos en "revolucionarios profesionales", constituye aquí una profesión que no quiere pactar con ninguna profesión dirigente de la sociedad capitalista (el régimen político zarista era por otra parte incapaz de ofrecer tal apertura que se basa en un estado avanzado del poder de la burguesía). Se convierte pues en laprofesión de la dirección absoluta de la sociedad.
99
El radicalismo ideológico autoritario de los bolcheviques se desplegó a escala mundial con la guerra y el hundimiento ante ella de la socialdemocracia internacional. El sangriento final de las ilusiones democráticas del movimiento obrero había hecho del mundo entero una Rusia, y el bolchevismo, reinando sobre la primera ruptura revolucionaria que había traído consigo esta época de crisis, ofrecía al proletariado de todos los países su modelo jerárquico e ideológico para "hablar en ruso" a la clase dominante. Lenin no reprochó al marxismo de la II Internacional ser una ideología revolucionaria, sino haber dejado de serlo.
100
El mismo momento histórico en que el bolchevismo ha triunfado por sí mismoen Rusia y la social-democracia ha combatido victoriosamente por el viejo mundo marca el nacimiento acabado de un orden de cosas que es el centro de la dominación del espectáculo moderno: la representación obrera se ha opuesto radicalmente a la clase.
102
La organización del proletariado sobre el modelo bolchevique, que había nacido del atraso ruso y de la capitulación del movimiento obrero de los países avanzados ante la lucha revolucionaria, encontró también en el atraso ruso todas las condiciones que llevaban esta forma de organización hacia la inversión contrarrevolucionaria que contenía inconscientemente en su germen original; y la capitulación reiterada de la masa del movimiento obrero europeo ante el Hic Rhodus, hic salta del período 1918-1920, capitulación que incluía la destrucción violenta de su minoría radical, favoreció el desarrollo completo del proceso y permitió que el falaz resultado se afirmara ante el mundo como la única solución proletaria. La apropiación del monopolio estático de la representación y de la defensa del poder de los obreros, que justificó al partido bolchevique, le hizo llegar a ser lo que ya era: el partido de lospropietarios del proletario, eliminando en lo esencial las formas precedentes de propiedad.
104
Al permanecer la burocracia como única propietaria de un capitalismo de Estado trató primero de asegurar su poder en el interior mediante una alianza temporal con el campesinado, después de Cronstadt, y con la "nueva política económica", tal y como la defendió en el exterior utilizando a los obreros regimentados en los partidos burocráticos de la III Internacional como fuerza de apoyo de la diplomacia rusa, para sabotear todo movimiento revolucionario y sostener gobiernos burgueses con cuyo apoyo contaba en política internacional (el poder de Kuo-Min-Tang en la China de 1925-27, el Frente Popular en España y en Francia, etc.). Pero la sociedad burocrática debía proseguir su propia culminación mediante el terror ejercido sobre el campesinado para realizar la acumulación capitalista primitiva más brutal de la historia. Esta industrialización de la época estalinista revela la realidad última de la burocracia: es la continuación del poder de la economía, el salvamiento de lo esencial de la sociedad mercantil mediante el mantenimiento del trabajo-mercancía. Es la prueba de la economía independiente que domina la sociedad hasta el punto de recrear para sus propios fines la dominación de clase que le es necesaria: lo que equivale a decir que la burguesía ha creado un poder autónomo que, mientras subsista esta autonomía, puede hasta llegar a prescindir de la burguesía. La burocracia totalitaria no es "la última clase propietaria de la historia" en el sentido de Bruno Rizzi, sino solamente una clase dominante de sustitución para la economía mercantil. La propiedad privada del capitalismo decadente es reemplazada por un sub-producto simplificado, menos diversificado,concentrado en propiedad colectiva de la clase burocrática. Esta forma subdesarrollada de clase dominante es también la expresión del subdesarrollo económico; y no tiene otra perspectiva que superar el retraso de este desarrollo en ciertas regiones del mundo. El partido obrero, organizado según el modelo burgués de la separación, ha proporcionado el cuadro jerárquico-estatal a esta edición suplementaria de la clase dominante. Anton Ciliga anotaba en una prisión de Stalin que "las cuestiones técnicas de organización resultaban ser cuestiones sociales" (Lenin y la revolución).
105
La ideología revolucionaria, la coherencia de lo separado de la que el leninismo constituye el más alto esfuerzo voluntarista, que detenta la gestión de una realidad que la rechaza, con el stalinismo reencontrará su verdad en la incoherencia. En este momento la ideología ya no es un arma, sino un fin. La mentira que ya no es contradicha se convierte en locura. Tanto la realidad como el fin son disueltos en la proclamación ideológica totalitaria: todo lo que ella dice es todo lo que es. Es un primitivismo local del espectáculo, cuyo papel es sin embargo esencial en el desarrollo del espectáculo mundial. La ideología que aquí se materializa no ha transformado económicamente el mundo, como el capitalismo que ha alcanzado el estadio de la abundancia; solo ha transformado políticamente la percepción.
110
Cuando la burocracia rusa logró por fin deshacerse de las marcas de la propiedad burguesa que trababan su reino sobre la economía al desarrollar ésta para su propio uso y ser reconocida en el exterior entre las grandes potencias, quiso gozar tranquilamente de su propio mundo suprimiendo esta parte de arbitrariedad que se ejercía sobre ella misma: denunció el estalinismo de su origen. Pero tal denuncia sigue siendo estalinista, arbitraria, inexplicada e incesantemente corregida, pues la mentira ideológica de su origen no puede jamás revelarse. Así la burocracia no puede liberarse ni cultural ni políticamente porque su existencia como clase depende de su monopolio ideológico que, con todo su peso, es su único título de propiedad. La ideología ha perdido ciertamente la pasión de su afirmación positiva, pero lo que de ella subsiste de trivialidad indiferente tiene todavía esta función represiva de prohibir la menor concurrencia, de tener cautiva la totalidad del pensamiento. La burocracia está así ligada a una ideología que ya no es creída por nadie. Lo que era terrorista se ha vuelto irrisorio, pero esta misma irrisión no puede mantenerse si no es conservando en segundo plano el terrorismo del que hubiera querido deshacerse. Así, al mismo tiempo que la burocracia quiere demostrar su superioridad en el terreno del capitalismo se reconoce como pariente pobre del capitalismo. De la misma forma que su historia efectiva está en contradicción con su derecho y su ignorancia groseramente mantenida en contradicción con sus pretensiones científicas, su proyecto de rivalizar con la burguesía en la producción de una abundancia mercantil está entorpecido por el hecho de que tal abundancia lleva en sí misma su ideología implícita y surte normalmente una libertad indefinidamente extendida de falsas elecciones espectaculares, seudo-libertad que sigue siendo inconciliable con la ideología burocrática.
114
En este desarrollo complejo y terrible que ha arrastrado la época de las luchas de clases hacia nuevas condiciones el proletariado de los países industriales ha perdido completamente la afirmación de su perspectiva autónoma y, en último análisis, sus ilusiones, pero no su ser. No ha sido suprimido. Mora irreductiblemente existiendo en la alienación intensificada del capitalismo moderno: es la inmensa mayoría de trabajadores que han perdido todo el poder sobre el empleo de sus vidas y que, los que lo saben, se redefinen como proletariado, el negativo del obrero en esta sociedad. Este proletariado es reforzado objetivamente por el movimiento de desaparición del campesinado así como por la extensión de la lógica del trabajo en la fábrica que se aplica a gran parte de los "servicios" y de las profesiones intelectuales. Este proletariado se halla todavía subjetivamente alejado de su conciencia práctica de clase, no sólo entre los empleados sino también entre los obreros que todavía no han descubierto más que la impotencia y la mistificación de la vieja política. Sin embargo, cuando el proletariado descubre que su propia fuerza exteriorizada contribuye al fortalecimiento permanente de la sociedad capitalista, ya no solamente bajo la forma de su trabajo, sino también bajo la forma de los sindicatos, los partidos o el poder estatal que él había construido para emanciparse, descubre también por la experiencia histórica concreta que él es la clase totalmente enemiga de toda exteriorización fijada y de toda especialización del poder. Es portador de la revolución que no puede dejar nada fuera de sí misma, la exigencia de la dominación permanente del presente sobre el pasado y la crítica total de la separación; y es aquí donde debe encontrar la forma adecuada en la acción. Ninguna mejora cuantitativa de su miseria, ninguna ilusión de integración jerárquica son un remedio durable contra su insatisfacción, porque el proletariado no puede reconocerse verídicamente en una injusticia particular que haya sufrido ni tampoco en lareparación de una injusticia particular, ni de un gran número de injusticias, sino solamente en la absoluta injusticia de ser arrojado al margen de la vida.
121
La organización revolucionaria no puede ser más que la crítica unitaria de la sociedad, es decir, una crítica que no pacta con ninguna forma de poder separado, en ningún lugar del mundo, y una crítica pronunciada globalmente contra todos los aspectos de la vida social alienada. En la lucha de la organización revolucionaria contra la sociedad de clases, las armas no son otra cosa que la esencia de los propios combatientes: la organización revolucionaria no puede reproducir en sí misma las condiciones de escisión y de jerarquía de la sociedad dominante. Debe luchar permanentemente contra su deformación en el espectáculo reinante. El único límite de la participación en la democracia total de la organización revolucionaria es el reconocimiento y la autoapropiación efectiva, por todos sus miembros, de la coherencia de su crítica, coherencia que debe probarse en la teoría crítica propiamente dicha y en la relación entre ésta y la actividad práctica.
124
La teoría revolucionaria es ahora enemiga de toda ideología revolucionaria y sabe que lo es.

29.3.14

Llamamiento al Segundo Encuentro Nacional de Medios Libres y Comunitarios

“¿Dónde están ahora los salvajes?
¿Dónde está ahora la barbarie?
SARTRE, Jean P., Los condenados de la Tierra,
[Prefacio]

En un momento crítico de la historia la cual está llena de contrastes, donde las contradicciones de clase se encuentran marcadas por las pautas del capital global, ningún esfuerzo por mínimo que sea, es innecesario cuando está en juego un futuro que ya ha sido empeñado por quienes se proponen devastar lo que resta de una sociedad dominada y castigada por los medios de comunicación los cuales venden una insultante enajenación con la etiqueta de lo que ellos llaman democracia. Ante ello se hace necesaria una respuesta organizada.

Desde el cono sur hasta el norte del continente la sociedad puede ser testigo que la disputa global es por el poder y una de las vías para alcanzarlo es transitar por la táctica y estrategia del control de la información. Los medios de comunicación dejaron de ser el enlace de una sociedad informada para pasar a constituirse en jueces de una sociedad dominada, ahora establecidos como empresas de información.

Cómo respuesta al sisma global la oposición hasta este momento es local. Diferentes sectores sociales consientes del papel histórico que les corresponde vivir, desde las comunidades, escuelas, barrios, sindicatos, organizaciones y un largo etcétera; han desarrollado trabajos de información que no está arropada con la lógica del dinero.

Con las decisiones cupulares del actual Gobierno Federal y empresarios en materia de Telecomunicaciones el debate se ha extendido por amplios sectores. Una sociedad que reclama mayor participación en un país en crisis no deberá de conformarse con el espectáculo electoral o las dádivas legislativas.

Por tal hacemos un fraterno llamamiento a todos los medios de comunicación: Radios Comunitarias, indígenas, libres, comunitarios, digitales, impresos, radiales [y radicales] actuales, pasados, sin denominación, subversivos, lésbicos, tradicionales y culturales a estrechar los lazos de unidad, en un primer plano para conocernos.

Sabemos de las grandes diferencias que podemos tener, que se observan desde los contenidos, los financiamientos, las geografías o los fines. Pero también sabemos del piso común que nos puede aglutinar para fortalecer un esfuerzo organizativo y hacer frente a los embates que se avecinan en un nobel campo de batalla.

Por tal a las organizaciones, colectivos é individualidades les convocamos a que nos acompañen a reflexionar, planear y fortalecer el rumbo de la Coordinadora Nacional de Medios Libres y Comunitarios para reunirnos los días 5 y 6 de abril en la comunidad de San Gabriel Chilac, Puebla, para definir la estructura, táctica y estrategia que defina el rumbo de la Coordinadora Nacional. Es el momento de pasar a la ofensiva.

Por información libre
Coordinadora Nacional de Medios Libres y Comunitarios

México de 2014.

Contacto para el traslado escribe a: ondas.libres@gmail.com

26.3.14

Convocatoria al II Encuentro Nacional de Medios Libres y Comunitarios

Ante la embestida del Estado fascista y neoliberal contra la clase trabajadora y el pueblo en general, con la implementación de las reformas estructurales, el atentado en contra de la educación pública, libre y gratuita por la oligarquía nacional e internacional, el gran capital y el imperio, quienes a través de décadas de la imposición de leyes, acomodadas a sus particulares intereses sin tomar en cuenta las necesidades más básicas del pueblo, han demostrado que lo que menos les importa son las necesidades de los pobres, de la clase oprimida, del pueblo en general.

Ante esta política, han implementado una serie de mecanismos para tratar, sin conseguirlo, justificar sus nefastos intereses ante la sociedad y el mundo, utilizando los medios masivos de comunicación al servicio de la oligarquía, tanto televisivos como impresos y el uso mediático de redes sociales, las cuales denostan el accionar de la legítima lucha de las organizaciones, referentes emergentes y pueblo en general.

Ante esto el I ENCUENTRO NACIONAL DE MEDIOS LIBRES Y COMUNITARIOS y la COORDINADORA NACIONAL DE TRABAJADORES DE LA EDUCACION (CNTE)
C O N V O C A N
A participar en el II ENCUENTRO NACIONAL DE MEDIOS LIBRES Y COMUNITARIOS

I. DE LOS PROPÓSITOS
Fortalecer la política de medios, organizaciones y agrupaciones, que permitan romper con la mentira y el cerco mediático del Estado.

II. DEL LUGAR Y FECHA
Lugar: CHilac, Puebla.
Los días: 5 y 6 de abril de 2014.

III. DE LOS PARTICIPANTES
Radios comunitarios, magisteriales, escolares, populares, comunicadores independientes y medios libres.

IV. DE LA ORGANIZACIÓN
A cargo de la Comisión Nacional Organizadora de la CNTE

IV. DE LOS GASTOS
Correrán a cargo de los participantes.

VII. DE LAS INCIDENCIAS Y CASOS NO PREVISTOS
Los casos específicos no previstos e incidencias serán resueltos por la Comisión Nacional Organizadora.


México D.F. a 16 de Marzo de 2014.
FRATERNALMENTE:
¡¡¡UNIDOS Y ORGANIZADOS VENCEREMOS!!!
COORDINADORA NACIONAL DE TRABAJADORES DE LA EDUCACIÓN
I ENCUENTRO NACIONAL DE MEDIOS LIBRES Y COMUNITARIO

22.3.14

Maestr@s, Padres y compas solidarios aglutinados en las afueras del CRENO (FOTOS)

Maestrxs, padres, madres y compañeros de organizaciones sociales están concentrados el día de hoy 22 de Marzo, desde las 8 de la mañana en las afueras del Centro Regional de Educación Normal de Oaxaca (CRENO) en apoyo de lxs compañerxs normalistas, que fueron reprimidos el día de ayer mientras mantenían un bloqueo en las instalaciones del Instituto de Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO).

Movilizaciones y acciones que han venido generando desde hace unas semanas para frenar y parar leyes secundarias de la llamada “Reforma educativa” aprobada en lo general y otras en lo particular, del cual dependerá de los Estados su funcionamiento respecto a leyes secundarias.


Hoy se espera una concentración a partir de las 4 p.m.  Para realizar marcha del CRENO al zócalo de la ciudad de Oaxaca para exigir la inmediata liberación de lxs estudiantes detenidxs del día de ayer 21 de Marzo. 





17.2.14

Más de 400 trabajadores han muerto en las obras de los estadios del Mundial de Qatar

Más de 400 trabajadores nepalíes han muerto ya en las obras de construcción de los estadios e instalaciones que se están realizando para acoger el Mundial de fútbol de 2022, según un informe de la ONG Comité de Coordinación para los Emigrantes Nepalíes.
El informe denuncia las precarias condiciones de seguridad de los trabajadores de la construcción, pero también denuncia el tratamiento de estos inmigrantes, que deben someterse al sistema de la ‘kafala’, por el que cada trabajador está vinculado a quien lo contrata, que debe “patrocinarle”.
Además, los inmigrantes viven hacinados en alojamientos insalubres sin aire acondicionado y con sistema de alcantarillado desbordado. Algunos de estos campamentos de inmigrantes ni siquiera tienen suministro eléctrico ni agua corriente.
‘The Observer’, dominical de ‘The Guardian’, relata el caso de Noka Bir Moktan, un joven de 23 años que falleció oficialmente debido a un “infarto cardíaco repentino” en octubre de 2013, aunque las fotografías del cadáver muestran que su pecho estaba hundido, consecuencia probable de los maltratos sufridos.
La familia de Moktan, residente en el distrito nepalí de Ilam, pidió a un prestamista 175.000 rupias (unos 1.300 euros) para pagar el viaje del joven hasta Qatar. El dinero debía devolverlo el empresario que patrocinó a Moktan, pero no lo ha hecho, por lo que temen que el prestamista reclame ahora a las dos hermanas del joven, de 14 y 16 años, que eran garantía del préstamo. Las adolescentes podrían ser enviadas a trabajar en los burdeles de Bombay.
Más de un millar de trabajadores han sido ingresados por caídas en obras en el principal hospital de Doha desde que en 2010 se designó a Qatar como sede del Mundial.
“Es simplemente inaceptable que uno de los países más ricos del mundo tenga a tantos trabajadores inmigrantes que están siendo explotados sin piedad, a los que se les roba su paga y que se quedan sin medios para sobrevivir”, denuncia el secretario general de Amnistía Internacional, Salil Shetty.
Los nepalíes suponen un 20 por ciento de la población activa de Qatar, país que cuenta con importantes minorías de otros países asiáticos cmo India, Bangladesh, Pakistán o Sri Lanka.
InfoLibre

El feminismo reactiva la lucha contra el ‘extractivismo’ en América Latina

De sur a norte las venas de América Latina siguen sangrando. Proyectos extractivistas mineros, hidrocarburíferos o agroindustriales se multiplican por toda la geografía latinoamericana de la mano de empresas trasnacionales a las que se han ido sumando, en los últimos años, compañías estatales. Porque si hay algo en lo que coinciden gobiernos neoliberales y progresistas de la región, es en la consolidación de un modelo neo-desarrollista con base extractivista. La otra cara de este proceso de extracción y exportación de materias primas a gran escala, se asienta en la desposesión acelerada del territorio y de los derechos de las poblaciones afectadas.
Pese a que las mujeres han estado presentes en las resistencias socio-ambientales contra los proyectos extractivos, sus luchas no siempre han sido visibilizadas. Sin embargo, en las últimas décadas, la masiva presencia de mujeres y su rol protagónico en la defensa del territorio ha cobrado visibilidad en la medida en que se ha ido profundizando el proceso de despojo.
Sus voces, que parten de la pluralidad de enfoques y posicionamientos, revelan el impacto que las actividadesextractivas producen en las relaciones de género y en la vida de las mujeres. Algunas se sitúan en los feminismos populares y comunitarios, otras parten desde los ecofeminismos, y muchas no se reconocen como feministas de forma explícita. Pero todas ellas, desde su diversidad, comparten el horizonte de una lucha post-extractivista, descolonizadora y antipatriarcal, y se empoderan en el marco de las resistencias. Su principal aporte: sacar a la luz los estrechos vínculos entre extractivismo y patriarcado.
Trata de mujeres y niñas
Los bloques petroleros en la Amazonía ecuatoriana, la explotación minera de Cajamarca en Perú o la ruta de la soja en Argentina comparten una realidad común. En todos estos lugares, afectados por las actividades extractivas, la masiva llegada de trabajadores ha provocado el incremento del mercado sexual. El alcohol, la violencia, y la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual se establecen en la cotidianidad de los pueblos como expresión de una fuerte violencia machista. Un informe realizado en el marco del Encuentro Latinoamericano Mujer y Minería que se celebró en Bogotá en octubre de 2011, señala que “aparecen situaciones críticas que afectan directamente a las mujeres, tales como la servidumbre, trata de personas, migración de mujeres para prestar servicios sexuales (…) y la estigmatización de las mujeres que ejercen la prostitución”.
Por otro lado, el modelo extractivista conlleva la militarización de los territorios, y las mujeres se enfrentan a formas específicas de violencia debido a su condición de género. Esto incluye, en numerosas ocasiones, agresiones físicas y sexuales por parte de las fuerzas de seguridad públicas y privadas.
Desde esta perspectiva, tanto la tierra como el cuerpo de la mujer son concebidos como territorios sacrificables. A partir de ese paralelismo, los movimientos feministas contra los proyectos extractivos han construido un nuevo imaginario político y de lucha que se centra en el cuerpo de las mujeres como primer territorio a defender. La recuperación del territorio-cuerpo como un primer paso indisociable de la defensa del territorio-tierra. Una reinterpretación en la que el concepto de soberanía y autodeterminación de los territorios se amplía y se vincula con los cuerpos de las mujeres.
Son las mujeres Xinkas en resistencia contra la minería en la montaña de Xalapán (Guatemala) quienes, desde el feminismo comunitario, construyen este concepto. Plantean que defender un territorio-tierra contra la explotación sin tener en cuenta los cuerpos de las mujeres que están siendo violentados es una incoherencia. “La violencia sexual es inadmisible dentro de este territorio porque entonces ¿para qué lo defiendo?”, se preguntaba Lorena Cabnal, integrante de la Asociación de Mujeres Indígenas de Santa María de Xalapán – Jalapa.
“Las mujeres somos una economía en resistencia”
La penetración de industrias extractivas en los territorios desplaza y desarticula las economías locales. Rompe con las formas previas de reproducción social de la vida, que quedan reorientadas en función de la presencia central de la empresa. Este proceso instala en las comunidades una economía productiva altamente masculinizada, acentuando la división sexual del trabajo. El resto de economías no hegemónicas – la economía popular, de cuidados, etc. –, que hasta ese momento han podido tener cierto peso en las relaciones comunitarias, pasan a ser marginales.
En un contexto donde los roles tradicionales de género están profundamente arraigados y donde el sostenimiento de la vida queda subordinado a las dinámicas de acumulación de la actividad extractiva, los impactos socio-ambientales como la contaminación de fuentes de agua o el aumento de enfermedades incrementan notablemente la carga de trabajo doméstico y de cuidados diario que realizan las mujeres.
“Hay miles de experiencias productivas y económicas desde las mujeres que a partir de hoy las reconocemos y las nombramos como economías en resistencia.” A través de esta idea, adoptada de forma colectiva en el Encuentro Regional de Feminismos y Mujeres Populares celebrado en Ecuador en junio de 2013, las mujeres plantean otra forma de hacer economía. Una economía basada en la gestión de los bienes comunes que garantiza la reproducción cotidiana de la vida. Tal y como asegura la socióloga e investigadora argentina Maristella Svampa, la presencia de las mujeres en las luchas socio-ambientales ha impulsado un nuevo lenguaje de valoración de los territorios basado en la economía del cuidado. Detrás de esas luchas, por lo tanto, emerge un nuevo paradigma, una nueva lógica, una nueva racionalidad.
El extractivismo y la reconfiguración del patriarcado
“La presencia de hombres de otro lugar que ocupan las calles, se ponen a tomar [beber alcohol] y fastidian a las mujeres, genera que éstas no puedan salir a tomar un café porque las tratan como a putas”, cuentan las mujeres en Cajamarca, una de las regiones más afectadas por las actividades mineras en Perú.
En un contexto de acelerada masculinización del espacio, el extractivismo rearticula las relaciones de género y refuerza los estereotipos de masculinidad hegemónica. En las zonas en las que se asientan las industrias extractivasse consolida el imaginario binario basado en la figura del hombre proveedor donde lo masculino está asociado a la dominación. En esta recategorización de los esquemas patriarcales, el polo femenino queda ubicado en la idea de mujer dependiente, objeto de control y abuso sexual.
En definitiva, tal y como señala un estudio publicado por Acsur-Las Segovias, las aspiraciones colectivas que rodean a las actividades extractivas están fuertemente influidas por patrones masculinos, por imaginarios masculinizados. En este sentido, las experiencias feministas permiten visibilizar el extractivismo como una etapa de reactualización del patriarcado. La investigadora y activista social mexicana Raquel Gutiérrez sostiene que “extractivismo y patriarcado tienen una liga simbiótica. No son lo mismo, pero no puede ir el uno sin el otro.”
Protagonistas de la resistencia
Cuando la empresa Yanacocha adquirió el proyecto minero Conga en 2001, nunca imaginó que una sola mujer pondría en riesgo sus aspiraciones. Máxima Acuña se enfrenta con firmeza a uno de los gigantes de la minería. Se niega a entregar sus tierras, ubicadas frente a la Laguna Azul de la región peruana de Cajamarca, a una empresa que ha sido varias veces denunciada por la adquisición irregular de terrenos privados. Desde el año 2011 Máxima y su familia han sido víctimas de violentos intentos de desalojo por parte del personal de la minera y de la policía estatal. Entre amenazas, intimidaciones y hostigamientos, resiste a un proceso judicial plagado de irregularidades que la empresa interpuso bajo el cargo de usurpación de tierras.
En junio de 2008 Gregoria Crisanta Pérez y otras siete mujeres de la comunidad de Agel, en San Miguel Ixtahuacán, Guatemala,  Guatemala, sabotearon el tendido eléctrico interrumpiendo el suministro de la minera Montana Exploradora, subsidiaria de la canadiense Goldcorp Inc. Durante cuatro años recayó sobre ellas una orden de captura por sabotaje del funcionamiento de la mina. Finalmente, en mayo de 2012, los cargos penales fueron levantados y las mujeres lograron recuperar parte de las tierras de Gregoria, que venían siendo utilizadas de forma irregular por la empresa.
Las mujeres del pueblo de Sarayaku, en la Amazonía ecuatoriana, encabezaron la resistencia contra la petrolera argentina Compañía General de Combustibles (CGC), a la que lograron expulsar de sus tierras en el año 2004. El Estado ecuatoriano había concesionado el 60% de su territorio a la empresa, sin realizar ningún proceso de información ni consulta previa. Fueron las mujeres quienes, desde el principio, tomaron la iniciativa. Cuando el ejército incursionó en su territorio militarizando la zona en favor de la petrolera, ellas les requisaron su armamento. El ejército quiso negociar la devolución de las armas de forma secreta. El pueblo de Sarayaku, empujado por las mujeres, convocó a toda la prensa del Ecuador para sacar el caso a la luz pública. En el año 2012, tras una década de litigios, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos declaró la responsabilidad del Estado ecuatoriano en la violación de los derechos del pueblo de Sarayaku.
Estos y otros casos ilustran el panorama anti-extractivista latinoamericano en el que las mujeres se alzan como protagonistas de la resistencia, incorporando nuevos mecanismos de lucha y reivindicando su propio espacio. En su comunicado, las mujeres amazónicas que en octubre de 2013 caminaron durante más de 200 km en contra de la XI Ronda Petrolera en Ecuador, proclamaban: “Defendemos el derecho de las mujeres a defender la vida, nuestros territorios, y a hablar con nuestra propia voz”.

14.2.14

A 40 años de la toma de la Casa Grande en Nepantla de las Fuerzas de Liberación Nacional

Hay fechas que significan cosas diferentes de acuerdo a dónde se ubique uno y por consiguiente se celebran de manera diferente. Hay quienes celebran recordando y rindiendo homenaje a los que decidieron vivir por la patria o morir por la libertad. 
El 14 de Febrero de 1974 fue la fecha en la que el ejército tomó por asalto la llamada Casa Grande en San Miguel Nepantla de las Fuerzas de Liberación Nacional, la organización revolucionaria que fue la semilla de lo que hoy conocemos como Ejército Zapatista de Liberación Nacional. A continuación un recuento de lo que sucedió ese 14 de febrero:
“Ese día, a las 23:00 horas, Salvador conectaba y desconectaba los últimos cables de ese día en los aparatos de radio, Sol se deshacía las trenzas en su habitación preparándose para dormir, al igual que María Luisa y yo que leíamos en nuestras habitaciones. Gabriel terminaba de limpiar la cocina y Martín y Manolo batallaban todavía con un acumulador, cuando el ejército opresor, así como agentes de la policía política, que habían rodeado la casa, lanzaron al interior granadas incendiarias, acompañadas de una lluvia de balas, al tiempo que intimaban rendición: ¡Es el ejército! ¡Ríndanse! ¡Están rodeados! ¡Es el ejército!
Empuñando nuestras armas personales, nos dirigimos, apagando luces por el camino, hacia el cuarto de María Luisa, que quedaba entre el de Sol y el mío, para recibir órdenes de Salvador, que se encontraba ya en esa habitación con los documentos de seguridad que debía defender con su vida y embrazando una carabina M-l, única arma larga funcional que había en la casa. Sol, María Luisa y yo teníamos revólveres calibre 38, Gabriel y Martín pistolas escuadras Colt calibre 38, Manolo y Salvador escuadras Browning de 9 mm.
María Luisa, que había perdido sus anteojos, decía a quienes pudieran preocuparse de eso, que lo dejaran, que realmente no le hacían falta. Manolo rebuscaba en el clóset y preguntaba a Salvador si por lo menos nos llevábamos las armas cortas. Salvador lo descartó, dijo que había que irse, ya. En ese momento empezaron a lanzarnos gases lacrimógenos. Salvador repitió la orden:
¡Vamonos!
Salimos por la puerta de la cocina, cubriéndonos con la sombra de la Jacaranda, el aljibe y los gallineros. Pegándonos a la pared de la cocina, dimos vuelta a la derecha, metiéndonos en el estrecho pasillo formado por la barda y la pared del fondo de la casa; Salvador pretendía que saltásemos la barda por ese lado. Aun cuando casi sin intervalos entre nosotros, el orden en que marchábamos era: Salvador, Sol, Gabriel, María Luisa, Ana, Martín y Manolo. Recargada sobre la pared de la cocina al principio del pasillo, hacía tiempo que habíamos dejado una escalera para revisar el tinaco; al dar vuelta Ana a la esquina de la casa, Gabriel retrocedió unos pasos para subir a la escalera. Alguien le advirtió que no lo hiciera y él alcanzó a explicar que quería ver dónde estaban los enemigos, antes de que descargas cerradas empezaran a caer sobre nuestra posición desde el frente y el lado izquierdo, a través de la barda El movimiento había dado a conocer al enemigo nuestra posición al salimos de la zona sombreada. Nos tiramos al suelo. Los compañeros que venían detrás de mí no habían alcanzado a dar vuelta. Primero me jalaron hacia ellos, yo moví a María Luisa tendida delante de mí, pero ya no me respondió; luego me indicaron con señas que los siguiera.
Nos arrastramos hacia la parte baja del terreno, protegidos por el aljibe y el gallinero; al final del aljibe hicimos alto. Parapetados ahí, oíamos claramente los gritos de los traidores, Nora gritaba histérica: ¡Entrégate Salvador! ¡Prende las luces… entrégate Salvador! ¡Están rodeados! Prendan las luces…
Desde ese lugar Manolo intentó regresar hacia la posición de los otros compañeros para ver si era posible auxiliarlos; pero como en esos momentos el tiroteo sobre su posición y las que estaban próximas a ellos era sumamente intenso, esperaba a que disminuyera un poco cuando una granada luminosa que estalló en el lugar de los compañeros a unos 12 metros de nosotros, nos hizo tendernos. Posteriormente empezamos a arrastrarnos, cubriéndonos con los desniveles del terreno, hasta alcanzar la barda, en el sitio donde había una perrera grande, junto a un nopal, que nos cubrieron al saltar hacia la casa vecina.
Primero saltó Manolo, luego Martín, quien al caer al suelo tropezó con algo que hizo mucho ruido enterando nuevamente al enemigo de nuestra posición y finalmente yo; en cuanto pisé el suelo corrí siguiendo a Manolo hasta que nos topamos con unas viejas porquerizas desocupadas que se extendían a lo largo de la pendiente del terreno. Entramos a una, sin techo, detrás de la cual había un olivo. Nos reunimos ahí con Martín. Manolo nos indicó rápidamente que saltaríamos la barda por ahí procurando que el enemigo no se percatara; una vez afuera, los tres nos escurriríamos, si era posible, o correríamos hacia el monte disparando si se hacía necesario. Iría él primero, después, si no oíamos ruidos, Martín, y luego yo. Me dio la mano, sonrió (estábamos casados), ya del otro lado nos hizo una seña, nos disponíamos a saltar cuando nos ordenó regresar en forma apremiante.
Hizo varios disparos, y enseguida empezaron a dispararnos desde varios puntos. Manolo volvió a encaramarse a la barda, luchando por regresar con nosotros. Los reflectores lo iluminaron, hasta que fue resbalando hacia el otro lado. Todavía oímos más disparos suyos. Después nos enteraríamos que herido, luego de ser identificado por Napoleón, fue rematado de un tiro en la cabeza por el enemigo.
Martín me arrastró tres o cuatro porquerizas más abajo, nos agazapamos en otra. Me tranquilizaba: “Tenemos que salir para avisar a los demás, son las 00:00 hrs., tenemos cuatro horas, después habrá mucha luz”.
Me preguntó si estaba herida, me recomendaba que una vez saltando la barda no fuera a parar, que corriera pasara lo que pasara.
Seguimos ahí bastante rato, de vez en cuando conversábamos. Discutíamos acerca e si el ejército utilizaría o no aviones esa noche, cuando el ruido de un helicóptero que sobrevolaba en círculos la zona nos interrumpió. Ahí seguíamos oyendo, lejanos, de tanto en tanto, los gritos de los traidores, y también los del ejército conminándonos a entregarnos, avisándonos que habían tomado ya la casa.
Un disparo que le hicimos a un policía que cruzó enfrente de nuestra posición, nos obligó a movernos, por fin, de ese lugar.
Cruzamos el patio, arrastrándonos de nuevo, por entre unas matas que crecían cerca de la pared de la casa, y llegamos a un amplio jardín que mientras lo cruzábamos, fue súbitamente iluminado por hileras de foquitos de los que usan para iluminar las ferias. Llegamos hasta un muro de piedra donde nos recargamos. A nuestra izquierda un cuartito, posiblemente el del encargado de cuidar la casa, con una puertecita entreabierta que daba al jardín, ocupado por el ejército que tenía emplazada en el techo una ametralladora; a nuestra derecha un escalón, luego el jardín que acabábamos de cruzar. Corrimos por enfrente del cuartito y doblamos luego a la izquierda para saltar la barda de esa casa por la parte más baja y menos iluminada del terreno. Corría yo adelante (como no traía zapatos hacía menos ruido), hasta que un rozón de bala en el pie me hizo tropezar y caer. Martín siguió corriendo, ante mi insistencia, ya que seguían disparándonos. Lo seguí en cuanto me levanté, y escalé la barda por el lugar que habíamos convenido; desde arriba lo vi incorporarse trabajosamente del suelo (seguramente con la intención de ayudarme a bajar, ya que la barda era más alta de los que esperábamos) encañonado por los “sardos” que enseguida lo desarmaron, me encañonaron también, y al tiempo que me ordenaban bajar de la barda me pedían que no fuera a disparar. Al bajar caí al suelo, me desarmaron, me desgarraron la ropa en los lugares en que tenía sangre (que no era mía), colocaron a Martín a mi lado, y empezaron a dispararle, con su propia pistola “para ver si estaba cargada”.
Mis gritos atrajeron a un oficial que al llegar abofeteó a dos de sus hombres, comprobó con parecida delicadeza que estábamos vivos y nos condujo a la casa, donde nos entregó a otro oficial. Ahí los traidores nos identificaron.
EPILOGO
Para quienes fuimos aprehendidos, el epílogo de estos sucesos fue, primero, la vejación, la tortura y la cárcel; después, la “libertad condicional”, el contacto con la organización y la reincorporación a nuestras filas. Para la organización significó la más encarnizada persecución, más pérdidas de vidas y el sempiterno resurgimiento.
Finalmente, Salvador nos aseguraba que en el proceso se cometían errores, que los cometíamos nosotros, él más grave. Comentaba, con un poquito de ironía, que como ninguno de nosotros sabía hacerla y que, antes de aprender, nos equivocaríamos.
Porque además, si de algo podíamos estar seguros era de que no sería fácil, de que las dificultades no podrían contarse, que habría avances, retrocesos, estancamientos inevitables. Pero que ni en los peores momentos podríamos perder la confianza en el triunfo final de nuestro pueblo, conociendo su capacidad de lucha.
Decía un prominente miembro del aparato represivo del régimen refiriéndose a Nepantla: Es una derrota, pero una golondrina no hace verano.
Eventualmente podrán vencernos, podrán destruir la vanguardia combativa del pueblo -un accidente al que está siempre expuesta- pero no podrán ni terminar con las causas del descontento popular, ni detener la marcha de la historia.
Este día, 14 de febrero, rendimos homenaje a los compañeros que, en distintas fechas y lugares, han caído cumpliendo su deber de revolucionarios.
1974
Co. Salvador
Co. Manolo
Ca. Soledad
Col. Gabriel
Ca. María Luisa
1975
Ca. Aurora
Co. Gonzalo
-Del Libro de Historia sin Nombres ni Rostros. F. L. N.