24.7.14

Entrevista al Clítoris

* El órgano femenino admite que no es fácil hablar de él. "Soy el más estigmatizado y perseguido".

Contrario a lo esperado, no fue difícil contactar al clítoris para esta entrevista. Bastó una llamada y una invitación a sentarse en el banquillo de los órganos para que aceptara. “Y eso –dice este órgano eminentemente femenino- que no estoy acostumbrado a que los periodistas me busquen… Es más, me da la impresión de que también me evitan”. Dice vivir sorprendido por el resquemor que genera en muchos la sola mención de su nombre y asegura, sin titubear, que “soy el órgano más estigmatizado y perseguido de la historia, sobre todo en ciertas culturas, tal vez porque fui creado para cumplir con una única función: proporcionar placer”. 

° ¿Por qué se llama así?

Mi nombre tiene origen en la palabra griega kleitoris, que significa “pequeña elevación”. Y déjeme decirle que aunque me llamo así desde que me conozco, durante diez siglos se ocultó mi existencia…

° ¿Y eso por qué?

Créame que durante la Edad Media, e incluso mucho más allá de la época moderna, hablar de mí se consideraba pecado. Entienda usted que habito en una parte del cuerpo femenino que aún hoy genera sonrojos.



° ¿Y cuál es la razón?

Empiezo por decirle que soy el único órgano hu-mano que tiene como propósito exclusivo el de proporcionar placer. Si a eso sumamos que este placer está ligado a lo sexual y a la figura femenina, tan minimizada y oprimida durante tanto tiempo, pues ya se puede imaginar la que se arma cuando mi nombre sale a flote…

° Pero con el pene pasa lo mismo…

No… Ni se le ocurra comparar. Del falo, que no es un órgano exclusivo para el placer (pues también tiene fines reproductivos), hasta se han levantado monumentos; su figura no es ajena para nadie. Si invita a alguien a que se imagine la figura de los dos órganos, la del pene viene a la mente de inmediato… Para la gente ni siquiera tengo forma.

° Ya que estamos en éstas, ¿cómo es usted?

Muchas personas piensan que soy un pene pequeño, y aunque soy un vestigio de la formación de dicho órgano, están muy equivocados. Soy como una Y invertida de tejido eréctil (cuerpos cavernosos que se llenan de sangre cuando se estimulan). Mi tamaño varía, pero lo que se ve es una especie de glande que mide, en reposo, medio centímetro más o menos. En estado de erección puedo hasta triplicar mi tamaño.

° ¿Cómo así que erección?

Sí, señor, no se aterre. En ese centímetro escaso tengo ocho mil terminaciones nerviosas muy sensibles, más del doble de las que tiene el pene; el estímulo desencadena una serie de reacciones que hacen que estos cuerpos cavernosos se llenen de sangre, me aumenten el tamaño y multipliquen mi sensibilidad… No es para menos: estoy conectado con más de 15 mil terminaciones nerviosas en la región pélvica. Mejor dicho, soy la llave maestra de un complejo, pero maravilloso, mecanismo de placer… Y disculpe que me eche tantas flores.

° A ver: usted es el vestigio de un pene, tiene nombre masculino, pero es ciento por ciento femenino. ¿Eso no le causa problemas de identidad?

(Risas) Todo lo contrario. Soy por antonomasia la identidad femenina, en todas las hembras mamíferas. Quizá por eso he sido tan estigmatizado.

° ¿Se siente perseguido?

Hoy no tanto, pero qué tal si le digo que da pena revisar los libros de anatomía de veinte años para atrás. Pensaban que yo no era sino la parte externa, lo que se ve, cuando en realidad soy diez veces más de lo que aparecía en las revistas médicas y algunos consultorios.

° ¿Qué tiene usted que ver con el orgasmo?

Le reitero que soy un órgano de placer y no exagero si le digo que soy responsable de por lo menos ocho de cada diez orgasmos. En lo demás intervienen otras partes del cuerpo, pero ese no es mi asunto.

° Tengo una curiosidad: ¿Es cierto que los señores tienen orgasmos más rápido porque usted es demasiado exigente y pide mucho tiempo?

Veo, por su sonrojo, que no solo le ha pasado, sino que tampoco me conoce. Déjeme darle una cifra: si me tratan como se debe yo puedo responder en un lapso de uno a cuatro minutos. Lo noto incómodo, mejor pregunte otra cosa…

° ¿Es cierto que a usted también lo afecta la impotencia y que se deteriora con el tiempo?

Más que sonrojarse muérase de la envidia: crezco con el tiempo y en la menopausia puedo multiplicar mi tamaño. Y por esa razón soy responsable de que las señoras reporten desde esas edades un sexo glorioso, que deja a los hombres boquiabiertos.

° Una mujer puede vivir sin usted…

Eso no es cierto. Que algunos salvajes piensen que como mi función es el placer hay que extirparme, para controlar, someter y limitar el derecho de las mujeres a sentir, no cambia la esencia de lo que es: una mutilación criminal, que las hace sufrir profundamente. Pero le cuento algo: esos que me cercenan tampoco me conocen y no logran sacarme del todo. Basta un poco de mí para cumplir con mi función, que es dar placer. Ahí sí que me esmero. Y lo digo con mucho orgullo.

° ¿Quiere decir algo más?

Sí: me aburre que hablen de mí sin conocerme; con esta entrevista no busco salir del clóset, sino que empecemos a hablar de una parte vital del cuerpo humano sin tanto tabú y sin tanto sonrojo. Y que me llamen a los cuatro vientos por mi nombre: ¡Clí-to-ris!

De Carlos Francisco Fernández 

22.7.14

(Foro)Desde el corazón comunitario de las resistencias

Desde la montaña de Guerrero (México) se realizara con motivo de 20 años de tlachinollan, Centro de derechos humanos, "Nos mueve la fuerza y la sabiduría de los pueblos de la Montaña", el foro: Desde el corazón comunitario de las resistencias. Los días 25 y 26 de Julio. Con el siguiente programa y ejes de discusión.

17.7.14

Palestina: las cosas en su lugar y por su nombre

Lo que pasa hoy en Gaza, no algo nuevo, simplemente es el resultado de una política de exterminio que hace más de 66 años se lleva a cabo con diferentes matices y escenarios.

Lo que Israel lleva a cabo en contra de los palestinos es un exterminio, o una limpieza étnica, como se le llame, pero es algo que no es de hoy, ni de 2012, ni de ninguna otra crisis en particular, sino que es una política que se remonta incluso a un mes antes de la creación de Israel como Estado sobre Palestina en mayo de 1948, cuando en abril del mismo año las milicias sionistas de la Palestina del mandato británico comenzaron a ejecutar su ya conocido “Plan Dalet”, que consistió en el fichaje y posterior masacre y desposesión de más de 500 aldeas palestinas, que constituyeron, junto a los que huían de las ciudades luego de la guerra de mayo, cerca de un total de 850 mil desplazados, que en ese momento correspondían al 65% de la población árabe del país –cristiana y musulmana1.- . Hoy, constituyen más de 4,5 millones y son cerca de la mitad de los palestinos en el mundo.
Es en esta política de exterminio, en la que hay que ubicar la actual masacre israelí sobre Gaza. Si analizamos los hechos tal como han tenido lugar, veremos que esto no es una “respuesta” a una determinada “provocación” por parte de los palestinos. Esto es una ofensiva israelí que ha utilizado como pretexto el lamentable suceso de los adolescentes colonos secuestrados y asesinados.
Partamos por los hechos. Para comenzar, solo recordar que, más o menos tres semanas antes de que ocurriera lo de los colonos, los tribunales israelíes habían condenado a cadena perpetua a tres niños palestinos menores de 14 años. Esto es un hecho que hay que dimensionar bien, sobre todo porque no fue cubierto por ningún medio “prestigiado”. A estos niños condenados, los detienen en las noches, cuando el ejército israelí allana, sin motivo alguno, las aldeas palestinas de las zonas B según las negociaciones de Oslo. Los acusan de tirar piedras. ¿Alguien podrá dimensionar qué tanto daño puede hacer que un niño lance una piedra a un convoy militar que allana su pueblo durante la noche como para merecer cadena perpetua? Es decir ¿para matarlo en vida, para privarlo de libertad en todo lo que reste de su vida desde sus 13 o 14 años? La pérdida del sentido común es la condición de posibilidad de todas las violentas formas de dominación existentes en el mundo.
Ahora sí, después de ese necesario preámbulo, partamos con aquellos hechos que, según el agresor son los que han gatillado esta vez la masacre. Tres adolescentes colonos israelíes de asentamientos ilegales en la ciudad palestina de Al-Jalil –llamada Hebrón por los israelíes y la convención mediática-, fueron secuestrados –no se sabe por quién- y luego de tres días, encontrados muertos. Israel de inmediato acusó a Hamas, quien negó su participación en el suceso, cosa que no tendríamos por qué no creer, si pensamos que el mencionado grupo se ha adjudicado todo tipo de operaciones, no tendría por qué ésta ser la excepción, por lo demás, no hacerlo público, para una organización de resistencia política, como Hamas, no tendría sentido alguno. Por otro lado, dar absoluto crédito a la acusación israelí, tal como lo hizo inmediatamente EEUU y como lo han hecho la mayoría de los medios más conocidos, es adoptar su punto de vista, y por lo tanto, adoptar el punto de vista del colonizador.
Durante los tres días en que los adolescentes permanecieron desaparecidos, el ejército israelí irrumpió en toda Cisjordania de manera terrestre, allanando y destruyendo casas, y deteniendo palestinos arbitrariamente, entre ellos civiles, dirigentes políticos, incluso parlamentarios. Luego de que aparecieron los cuerpos de los jóvenes israelíes muertos, un grupo de israelíes se ensañó con un menor palestino de 16 años, lo hicieron beber gasolina y lo quemaron vivo, mientras el primo de la víctima, de más o menos la misma edad, fue brutalmente golpeado por el mismo grupo de civiles y luego por la policía y detenido injustificadamente. Después de esto, tenemos la ofensiva militar en contra de la franja de Gaza, la que ya ha causado la destrucción de cientos de viviendas y campamentos, y que ya se debe estar cobrando cerca de 100 vidas. Debemos preguntarnos entonces: ¿los hechos así descritos, ameritan como “respuesta” una agresión militar como la que está teniendo lugar? O ¿tras la ofensiva israelí hay otro objetivo?
Decíamos desde el comienzo de este escrito que, el exterminio o limpieza étnica de los palestinos está presente desde antes de la fundación de Israel, con la ejecución del Plan Dalet desde abril de 1948. Pero esto se remonta incluso más atrás, ya desde los primeros sionistas de fines del XIX, encontramos la idea de “transferir” a la población árabe de Palestina hacia otros países árabes2. Detrás de este proyecto de exterminio, está el lema sionista de “un pueblo sin tierra para una tierra sin pueblo”, levantado desde que este movimiento nacionalista judío europeo decidiera instalar su “hogar nacional” en Palestina. Pero como Palestina era una tierra poblada, con una sociedad constituida y una forma de vida en común puesta en pie en dicha tierra, entonces fue necesario –y lo sigue siendo-, para hacer coincidir la realidad con el lema, despoblar Palestina. Y es así como, primero se planteó para los sionistas la idea de la transferencia de población, luego -con la ejecución del Plan Dalet en 1948- el primer intento de limpieza étnica, y con la sucesiva ocupación y colonización de toda Palestina desde 1967 hasta hoy, se han practicado diferentes formas de segregación, castigo colectivo, genocidio, cuyas expresiones concretas para nosotros hoy, son los asentamientos ilegales, el muro del Apartheid, el estrangulamiento social, económico y cultural de todo un pueblo, y las masacres (que ya últimamente tienen a Gaza casi por objetivo exclusivo) como la de hoy en día.
Según esto, tenemos que la actual masacre hacia Gaza se enmarca en el histórico proyecto sionista de exterminio de los palestinos. Pues, el hecho del asesinato de los adolescentes israelíes, pudo haberse tratado de un asunto criminal, de “delincuencia común”, sin embargo, Israel lo politizó culpando a Hamas y, de paso transfirió responsabilidad política a Al-Fatah por haber pactado la unidad con el movimiento de resistencia islámica. Ha sido el pretexto para impedir la unidad de las dos facciones palestinas más importantes, de manera de invalidar la existencia de un interlocutor para una solución pacífica de la cuestión, y para encender la tensión y así poder ejecutar otra masacre que contribuya a la consolidación de su proyecto de exterminio de los palestinos.
Lo que Israel recibe a cambio de parte del “mundo democrático y civilizado”, ese que levanta la ficción de una “comunidad internacional”, es el apoyo incondicional de EEUU, el silencio político de la UE, que por otro lado le otorga el lugar de socio comercial privilegiado, además de ser promovido por el actual discurso científico-técnico-económico-gestional como un país modelo en términos de innovación. ¿Por qué ocurre esto con Israel? A la Alemania del Tercer Reich la boicoteó todo el mundo (salvo el gobierno británico de Palestina, asesorado por la Agencia Judía, que como representante del movimiento sionista en el país, tenía atribuciones de co-gobierno por disposición del artículo 4 del documento del mandato –valga esto como dato para pensar la relación que existió entre el proyecto sionista en Palestina y el intento de exterminio de los judíos en Europa). También a la Sudáfrica del Apartheid se le aisló y presionó internacionalmente para que terminara con su régimen de segregación. Sin embargo, Israel a vistas de todo el mundo tiene montado un Apartheid en Palestina, y lleva a cabo sistemáticas masacres que forman parte de un solo proyecto de exterminio, y las condenas son solo declaraciones de intenciones pero no se ejerce sobre este Estado criminal ninguna presión efectiva. Contrástese esta situación con la de Cuba, país que está sometido a un bloqueo económico y aislamiento internacional impulsado por EEUU, con el solo motivo de impedir que un sistema productivo diferente del capitalismo pueda instalarse tranquilamente en algún lugar del mundo, bloqueo que es asumido por gran parte de la llamada comunidad internacional. Esto debe hacernos pensar. ¿A quién le hace daño Cuba como para estar sometida a un bloqueo y aislamiento tal, y para que todos los años se promueva en su contra en ONU una condena por violación a los DDHH? ¿Por qué no se impulsa cada año una condena similar en contra de Israel? Y ¿Por qué no se impulsa un asilamiento mundial efectivo en contra de Israel, practicado por los gobiernos, como ocurre –injusta e injustificadamente- con Cuba?
Si queremos un mundo libre de todo este tipo de injusticias, es hora de tomar en serio la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones a Israel (BDS), a la que han llamado los palestinos en 2005, y a la que en 2006 vino a sumarse la campaña de Boicot Cultural y Académico (PACBI). El Boicot al que llaman estas campañas, que han crecido internacionalmente y a las que se han sumado partes importantes de la sociedad civil de muchos países e importantes figuras intelectuales, es por el momento el único modo de presión existente hacia Israel por su práctica de Apartheid, y es también un gesto de apoyo político y moral hacia los palestinos que viven bajo permanente amenaza de exterminio. El planteamiento central de la campaña es el NO a la normalización, es decir, comprender y dimensionar seriamente que, Israel es un Estado que practica Apartheid e intento de exterminio de una población, por lo que no se deben tener relaciones “normales” con este Estado. Tenerlas, significaría ser cómplices del Apartheid y el exterminio.
En 2010, a propósito del asalto pirata de los israelíes a la flotilla de la libertad, que llevaba ayuda humanitaria a la Gaza sitiada, el filósofo italiano Giorgio Agamben parafraseaba a Paul Celan, quien pensando en el exterminio nazi escribía: “La muerte es un maestro venido de Alemania”, cambiando solamente Alemania por Israel, con lo que afirmaba: “La muerte es un maestro venido de Israel”. Y eso, porque “los soldados (…) –decía- han actuado como guardianes del Lager3 en que Israel ha transformado a Palestina”4.
Notas
1- Khalidi, Walid. “Plan Dalet: Master Plan for the Conquest of Palestine”, Journal of Palestine Studies, Vol. 18, No. 1; Pappé, Ilan. La limpieza étnica de Palestina. Barcelona: Crítica, 2008. 
2- Masalha, Nur. La expulsión de los palestinos: el concepto de “transferencia” en el pensamiento político sionista 1882-1948. Buenos Aires: Editorial Canaán, 2008.
3- Campo de concentración
4- Agamben, Giorgio. “Fuga de Muerte”. En Il Manifesto, 2 de junio de 2010. Versión española en Revista Hoja de Ruta, N°33, Julio de 2010 (www.hojaderuta.org). Traducción de Kamal Cumsille
Fuente: Kamal Cumsille Marzouka

15.7.14

(Oaxaca) ¡¡POR EL DERECHO A LA COMUNICACIÓN!! – TOMA DE LA SCT OAXACA –

“Pueden retardar ocasionalmente la emancipación 
pero no la detendrán” / Jean Paul Sartre 
(Prefacio del Libro “Los Condenados de la tierra”) 

Dado el desmantelamiento y acoso reciente a las Radios Comunitarias de Oaxaca y Puebla, como producto de las reformas a las leyes secundarias en materia de telecomunicaciones, la Coordinadora Nacional de Medios Libres y Comunitarios ha decidido responder con la toma de la SCT-Oaxaca para poner en el centro de la discusión nacional el derecho a la comunicación.

Esta acción programada para el día 25 de Julio de 2014, pretende visibilizar el hostigamiento y amenazas en contra de la Radio Comunitaria “La Chileñita” ubicada en la comunidad de San Gabriel Chilac, en el Estado de Puebla y del decomiso reciente de las Radios Comunitarias de Oaxaca.

La Coordinadora Nacional de Medios Libres y Comunitarios, expresa su preocupación por el contexto nacional en que el Gobierno Federal ha cedido de manera sumisa el espectro radioeléctrico al monopolio: Televisión Vía Satélite (TELEVISA); negando de este modo el derecho que tienen los pueblos a la comunicación.

Ante estos hechos y por la urgencia del momento nacional, se ha determinado junto con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) convocar al III Encuentro Nacional de Medios Libres y Comunitarios a celebrarse en la comunidad indígena de Teotitlán de Flores Magón, en el Estado de Oaxaca los días 2 y 3 de agosto de 2014.

La urgencia de articular todas las expresiones de comunicación libres, es para construir un dique social que detenga la avaricia depredadora de quienes hoy están en el poder.

La Coordinadora Nacional de Medios Libres y Comunitarios en su esfuerzo por fortalecer este proceso de unidad, está tejiendo alianzas con otros sectores sociales, con el mensaje claro: No nos acallarán.

Julio de 2014
Dado en territorio de la República Mexicana

“El papel de los medios libres no es crear disidencia, sino el de generar conciencia. Una vez conscientes los ciudadanos están obligados a disentir de las injusticias.”

Coordinadora Nacional de Medios Libres y Comunitarios

Contacto: ondas.libres@gmail.com

Carta a Joaquín Sabina (en su regreso a Chile)

Querido Joaquín Sabina:
Esta vez tampoco iré a tus conciertos. Te ruego que no me insistas. Tengo razones económicas por cuanto el ticket más barato ya es una insolencia para mis bolsillos, también en crisis. Pero a las razones económicas se superponen las que se relacionan con cuestiones algo más complejas que los precios exorbitantes que pides por verte.
La última vez en que viniste, esa vez en compañía de nuestro querido Joan Manuel, me tomé la libertad de hacerte saber lo mismo, pero quizás no te llegó mi carta y por eso reincido con ésta.
También en esa oportunidad consideré que tus conciertos han devenido en una ocasión para ricos y poderosos. Así, muchos de los que podrán pagar tus entradas evitarán que sus hijos menores entiendan lo que dicen tus canciones como una legítima manera de vivir. Y les serán explicadas como excentricidades de un loco simpático que posa de irreverente y de políticamente incorrecto, pero que en el fondo es un artista de carne y hueso, higiénico e institucional, como cualquiera.
Y los tuyos, a esos que por decir lo que piensan sin pensar lo que dicen les han llegado muchos menos besos que bofetones, se quedarán sin poder ir a verte por falta de dinero, o, en el peor de los casos, endeudados nada más que por el cariño que te tienen.
Como verás, algunos aún son capaces de hacer un esfuerzo por los amigos por la vía de renunciar a algunos pesos, o pelas, si se quiere.
Pero además, hemos sabido de tus conciertos en Israel. Y, para decirte las cosas como son, nos ha causado una honda preocupación. Quizás la crisis económica que viven los españoles sea muy severa, pero es difícil que lo sea al extremo de que no puedas saber lo que hace ese país en contra del castigado pueblo palestino.
Quizás tu economía es compleja y esos dinerillos ganados en tus giras contribuyan a pagar tus cuentas, pero imagino que para un artista de tu talla habrá medios más decorosos para tan loable y necesario fin.
Espero que entiendas estas críticas como las derivadas de un amigo que tiene por ti el mayor de los respetos y admiración. Como sabes, en mi caso y el de mis amigos profundamente sabineros, tus letras son una referencia que ayuda a pensar de la manera más lúcida y libertaria posible en este mundo nuestro en que resulta cada vez más compleja la vida. Y de manera simultánea, muchas de tus canciones cumplen el rol salvador del madero flotando en el mar, a las que nos aferramos cuando el bajón hace lo suyo.
Pero aún así, te ruego que no me insistas. No iré a ninguno de tus conciertos, pero ten la certeza que seguiré teniendo por ti el cariño debido a los amigos.
Iba decirte que si te apetecía compartir un vino, tranquilo, yo habría invitado, me encontrarías en la mesa dos del bar Cuatro y Diez, entrando a mano derecha. Pero no. Prefiero juntarme con la gente que conozco y que nunca ha bajado sus banderas ni ante el riesgo de su propia vida, y menos lo harían ante la falta de dinero.
Así que puedes seguir derechito por donde viniste que prefiero recordarte por tus canciones antiguas, que por los precios de asalto de tus conciertos hechos para ricos, o por tus andanzas en países en los cuales no se respeta la vida de los niños, ni la dignidad de las personas y en donde deben sonar como exóticas tus letras tan libertarias y políticamente incorrectas.
Atentamente,
Ricardo Candia Cares

14.7.14

GAZA (Eduardo Galeano)

GAZA
Por Eduardo Galeano
Para justificarse, el terrorismo de Estado fabrica terroristas: siembra odio y cosecha coartadas. Todo indica que esta carnicería de Gaza, que según sus autores quiere acabar con los terroristas, logrará multiplicarlos.
Desde 1948, los palestinos viven condenados a humillación perpetua. No pueden ni respirar sin permiso. Han perdido su patria, sus tierras, su agua, su libertad, su todo. Ni siquiera tienen derecho a elegir sus gobernantes. Cuando votan a quien no deben votar, son castigados. Gaza está siendo castigada. Se convirtió en una ratonera sin salida, desde que Hamas ganó limpiamente las elecciones en el año 2006. Algo parecido había ocurrido en 1932, cuando el Partido Comunista triunfó en las elecciones de El Salvador. Bañados en sangre, los salvadoreños expiaron su mala conducta y desde entonces vivieron sometidos a dictaduras militares. La democracia es un lujo que no todos merecen.

Son hijos de la impotencia los cohetes caseros que los militantes de Hamas, acorralados en Gaza, disparan con chambona puntería sobre las tierras que habían sido palestinas y que la ocupación israelí usurpó. Y la desesperación, a la orilla de la locura suicida, es la
madre de las bravatas que niegan el derecho a la existencia de Israel, gritos sin ninguna eficacia, mientras la muy eficaz guerra de exterminio está negando, desde hace años, el derecho a la existencia de Palestina. Ya poca Palestina queda. Paso a paso, Israel la está borrando del mapa.
Los colonos invaden, y tras ellos los soldados van corrigiendo la frontera. Las balas sacralizan el despojo, en legítima defensa. No hay guerra agresiva que no diga ser guerra defensiva. Hitler invadió Polonia para evitar que Polonia invadiera Alemania. Bush invadió Irak para evitar que Irak invadiera el mundo. En cada una de sus guerras defensivas, Israel se ha tragado otro pedazo de Palestina, y los almuerzos siguen. La devoración se justifica por los títulos de propiedad que la Biblia otorgó, por los dos mil años de persecución que el pueblo judío sufrió, y por el pánico que generan los palestinos al acecho.
Israel es el país que jamás cumple las recomendaciones ni las resoluciones de las Naciones Unidas, el que nunca acata las sentencias de los tribunales internacionales, el que se burla de las leyes internacionales, y es también el único país que ha legalizado la
tortura de prisioneros. ¿Quién le regaló el derecho de negar todos los derechos? ¿De dónde viene la impunidad con que Israel está ejecutando la matanza de Gaza? El gobierno español no hubiera podido bombardear impunemente al País Vasco para acabar con ETA, ni el gobierno británico hubiera podido arrasar Irlanda para liquidar a IRA. ¿Acaso la tragedia del Holocausto implica una póliza de eterna impunidad? ¿O esa luz verde proviene de la potencia mandamás que tiene en Israel al más incondicional de sus vasallos?
El ejército israelí, el más moderno y sofisticado del mundo, sabe a quién mata. No mata por error. Mata por horror. Las víctimas civiles se llaman daños colaterales, según el diccionario de otras guerras imperiales. En Gaza, de cada diez daños colaterales, tres son niños. Y suman miles los mutilados, víctimas de la tecnología del descuartizamiento humano, que la industria militar está ensayando exitosamente en esta operación de limpieza étnica.
Y como siempre, siempre lo mismo: en Gaza, cien a uno. Por cada cien palestinos muertos, un israelí.
Gente peligrosa, advierte el otro bombardeo, a cargo de los medios masivos de manipulación, que nos invitan a creer que una vida israelí vale tanto como cien vidas palestinas. Y esos medios también nos invitan a creer que son humanitarias las doscientas bombas atómicas de Israel, y que una potencia nuclear llamada Irán fue la que aniquiló Hiroshima y Nagasaki.
La llamada comunidad internacional, ¿existe?
¿Es algo más que un club de mercaderes, banqueros y guerreros? ¿Es algo más que el nombre artístico que los Estados Unidos se ponen cuando hacen teatro?
Ante la tragedia de Gaza, la hipocresía mundial se luce una vez más. Como siempre, la indiferencia, los discursos vacíos, las declaraciones huecas, las declamaciones altisonantes, las posturas ambiguas, rinden tributo a la sagrada impunidad.
Ante la tragedia de Gaza, los países árabes se lavan las manos. Como siempre. Y como siempre, los países europeos se frotan las manos.
La vieja Europa, tan capaz de belleza y de perversidad, derrama alguna que otra lágrima mientras secretamente celebra esta jugada maestra. Porque la cacería de judíos fue siempre una costumbre europea, pero desde hace medio siglo esa deuda histórica está siendo cobrada a los palestinos, que también son semitas y que nunca fueron, ni son, antisemitas. Ellos están pagando, en sangre contante y sonante, una cuenta ajena.

Sobre la importancia de defender el código abierto

Cualquier ciudadana o ciudadano consciente y más los movimientos sociales, necesitan plantearse el uso de software libre, intentar hacer el esfuerzo de no apoyar a estas poderosas corporaciones, de salirse de la lógica casi impuesta de hacer lo que necesita la máquina, que homogeneiza, y oculta.

En la actualidad hay muchos movimientos sociales conscientes de la defensa de los comunes, esos bienes esenciales para preservar la vida, la cultura, la sociedad, sin los cuales la humanidad difícilmente sobreviviría. Hay ejemplos de luchas representativas: Contra Monsanto, que viola bienes comunes naturales como son las semillas, pero también la cultura colaborativa de la agricultura. Contra la privatización de tierras comunales, contra el monopolio en las comunicaciones, contra la cultura consumista, contra la mercantilización de la vida… Pero muchos de esos movimientos no han hecho el esfuerzo de añadirse a otra lucha, en su día a día, la del uso y difusión del software libre. 

Muchas de las máquinas que cotidianamente usamos tienen componentes informáticos, es decir, están compuestas por software y hardware. Desde el coche o el televisor, hasta el cajero automático o una cámara de fotos, por no decir el teléfono móvil y la computadora. Cada vez dependemos más de programas que hacen funcionar máquinas, que reciben, suministran y almacenan información. Y además muchas se conectan en red. 

Partes: software y hardware El hardware corresponde a todas las partes físicas y tangibles de una computadora: sus componentes eléctricos, electrónicos, electromecánicos y mecánicos; sus cables, gabinetes o cajas, periféricos de todo tipo y cualquier otro elemento físico involucrado; contrariamente al soporte lógico e intangible que es llamado software, que básicamente son los programas que permiten la interacción entre sí, con los componentes físicos, y con el resto de las aplicaciones para funcionar adecuadamente, proporcionando también una interfaz para el usuario. El código fuente es la programación escrita en una serie de líneas de texto, con unas directrices que hacen que el programa y la máquina se comporten de una forma u otra. 

Después tenemos que contemplar que el software tiene lo que se llama una licencia, que es el conjunto de condiciones que el programador o programadores le dan para ser difundida, usada, etc. Y entonces haylicencias privativas y licencias libres. 

Para que un software sea libre debe contener estas cuatro libertades en su licencia: 

-Libertad 0: Usar y ejecutar un programa con cualquier propósito. 

-Libertad 1: Tener acceso a su código fuente para estudiar su funcionamiento y adaptarlo a las necesidades específicas de quien lo usa. 

-Libertad 2: Distribuir copias del programa, con lo que puedes ayudar a tu vecino. -Libertad 3: Mejorar el programa y hacer públicas dichas mejoras, de modo que toda la comunidad se beneficie, con las condiciones específicas que ponga quien lo ha elaborado. 

Es interesante señalar que en la creación de Internet, en su posterior desarrollo y amplia difusión, interviene ese espíritu de libertades, de compartir, de redes distribuidas. Lo que se conoce como la red de redes, a pesar de haber sido impulsado con dinero de la Defensa de Estados Unidos, de fue desarrollado por académicos y científicos de las universidades de finales de los 60 y la década de los 70, es decir, jóvenes que habían convivido o participado en la contracultura, en el pacifismo, en el hippismo o en todo ello a la vez. La libertad era un principio clave. 

Y en estos momentos está en peligro esta forma de funcionar en Internet, más allá de la abrumadora presencia del capitalismo corporativo, algunos gobiernos están proponiendo leyes que atentan contra las libertades, la igualdad de oportunidades, la horizontalidad que propicia Internet, y van más hacia la censura, la discriminación, el control y la represión. 

Libertad, pero también compromiso slim_gatesPero volviendo al tema del software libre, se trata de libertades, pero también de compromiso y responsabilidad. Si usamos sistemas operativos privativos, como Windows (de Microsoft) o iOS de Mac (de Apple) le estamos dando demasiado poder a estas empresas, que pueden estar usando programas espías. Le otorgamos la soberanía de nuestras máquinas y nuestros datos, porque el acceso al código fuente para saber qué están haciendo se hace imposible más allá de la propia empresa. Además fomentamos el monopolio, y entonces tienen la excusa de firmar convenios con gobiernos e instituciones públicas con el argumento de que “todo el mundo lo usa”, recibiendo millones de dólares de las arcas públicas por usarse esos sistemas operativos. 

Y por otro lado, el usuario o usuaria que compra una máquina con el sistema operativo Windows, por ejemplo, está pagando la licencia a Microsoft, lo que ya viene incluido en el precio final. Y si descarga una versión, está incurriendo en un delito, según las leyes de casi todos los países. 

software libre no significa gratis (lo que implicaría que lo importante es el precio, y no la libertad), significa inversión consciente en programas que son necesarios, no adaptarnos a los programas que decide una empresa, y por lo tanto significa soberanía tecnológica y fomento de la programación más local. Hay cientos de foros donde desinteresadamente unas personas que saben programar o resolver problemas informáticos ayudan a gente que tiene una inquietud, un fallo o quiere una mejora. Es conocimiento compartido y cultura de la cooperación. Es ética hacker. Cualquier ciudadana o ciudadano consciente y más los movimientos sociales, necesitan plantearse el uso de software libre, intentar hacer el esfuerzo de no apoyar a estas poderosas corporaciones, de salirse de la lógica casi impuesta de hacer lo que necesita la máquina, que homogeneiza, oculta y adormece. Es importante hacer por aprender a usar otros programas y sistemas operativos. Como dice Jeremie Zimmerman “sólo hay que aprender a usar la tecnología libre, de la misma manera todo el mundo aprende a leer y escribir”. 

Además, el software libre, y su distribución más extendida: Linux, se está usando en las máquinas de instituciones importantes, que confían en la seguridad que ofrece, por ejemplo en la NASA, en el CERN, en la bolsa de valores de New York y en muchos gobiernos. 

A nivel usuario ya utilizamos software libre, en el sistema operativo Android, el navegador Mozilla Firefox, la paquetería LibreOffice, la Wikipedia (y hasta el mismísimo Google), que han demostrado que respetando las libertades y abriendo el código fuente se mejora la calidad del servicio. 

Haciendo memoria, se considera a Richard Stallman como el padre del software libre, ya que fue el fundador del proyecto GNU en 1984. En palabras de Stallman, “el software libre quiere decir el software que respeta la libertad del usuario y la solidaridad social de su comunidad”. Este autor concibió laelaboración de software de manera cooperativa, de tal forma que quien lo utilizara con posterioridad pudiera copiar, modificar, distribuir libremente dicho software atendiendo a sus necesidades particulares. 

En su libro Software Libre para una Sociedad Libre, Stallman afirma: “Mi trabajo en el software libre está motivado por una meta idealista: difundir la libertar y la cooperación. Quiero alentar la difusión del software libre, reemplazando el software propietario que prohíbe la cooperación y así mejorar nuestra sociedad”. Lasventajas del software libre son muchas. 

En definitiva el software es una obra intelectual, como una obra literaria, de música o una receta de cocina que no debemos dejar que sea privativa, y sí luchar porque no esté en unas pocas manos el decidir qué podemos hacer o no con él. Colaborativamente los programas y aplicaciones pueden rediseñarse y mejorarse una y otra vez a sí mismos en un proceso de retroalimentación imparable. 

El mundo está cambiando, y el software cada vez tiene más importancia. Como escriben en el artículo Herramientas colaborativas para pensar y trabajar en red “son los primeros pasos torpes en el camino de la inteligencia colectiva, pero a partir de ellas se pueden intuir e imaginar futuros fascinantes”. Comprometámonos con un futuro que no sea una pesadilla. Es una decisión política.