22.9.14

Israel ha arrestado a 260 niños palestinos en tan solo dos meses

Las tropas del régimen de Israel han arrestado a más de 250 menores palestinos en los últimos dos meses en la ciudad de Al-Quds (Jerusalén).
El diario israelí ‘Haaretz’, en un informe titulado ‘la Intifada de los niños’, ha anunciado este viernes que “desde hace dos meses los soldados israelíes han detenido a más de 760 palestinos en Al-Quds, de esta cifra al menos 260 son menores de 18 años, acusados de arrojar piedras contra los militares.”
El rotativo, también, ha agregado que sólo en la última semana, los esbirros del régimen de Tel Aviv han retenido a 6 menores palestinos de 13 a 15 años de edad en la misma ciudad.
A finales del pasado mes de agosto, el Ministerio palestino para Asuntos de Prisioneros informó que al menos 7.000 palestinos están encarcelados en las prisiones del régimen israelí y viven en precarias condiciones humanas.

[Libro] El hombre, Dios y el Estado

Dentro de la colección Utopia Libertaria, desde Buenos Aires, se nos presenta este notable libro de Anibal D'Auria, subtitulado Contribución en torno a la cuestión de la teología-política. Como es sabido, el anarquismo considera, a través de Proudhon y Bakunin, que la autoridad política (el Estado) tiene su origen en la autoridad metafísico-trascendental (es decir, la idea de Dios). Para los que consideren tal visión cuestionable, sorprenderá saber que importantes juristas del siglo XX, y no necesariamente progresistas, pueden considerarse continuadores de esa visión acuñando el concepto de "teología política" (atribuido a Carl Schmitt), según la cual, la teoría del Estado viene a estar constituida por conceptos teológicos secularizados. No es casualidad que uno de los textos analizados en el libro se llame "Dios y Estado", escrito por Hans Kelsen, que evoca con toda intención la obra de Bakunin. 
Antes de Schmitt y Kelsen, ya existió una polémica al respecto en el siglo XIX entre el católico Donoso Cortés y el mismo Proudhon sobre cuestiones teológico-políticas. No obstante, sería posteriormente Bakunin quien radicalizará la postura antiteísta del francés en obras como Dios y el Estado, Consideraciones filosóficas y Federalismo, socialismo y antiteologismo. Lo que nos ofrece la obra de Aníbal D'Auria es una imprescindible genealogía de la cuestión, desde la visión en la Antigüedad, con Platón y Aristóteles, pasando por la mencionada polémica en el siglo XIX, por el ámbito jurídico ya en el siglo XX y llevando el problema hasta nuestros días. El asunto de la teología política pone en evidencia una discusión sobre la propia Modernidad y su desarrollo político.
La relación entre la teología y orden político, como ya hemos mencionado, se remonta a la Antigüedad. En la época pagana, podía dividirse la teología en tres aspectos: el filosófico, con argumentos bien fundados; el mítico-poético, de carácter fabuloso, pero puesto al servicio del orden establecido y el cumplimiento de las leyes, y un aspecto mítico-poético, igualmente fabuloso, pero de una naturaleza subversiva. El primer aspecto, el filosófico, es el más poderoso y también tiene implicaciones políticas al distinguir entre los otros dos: el que favorece el orden político y el que lo disuelve. Ya en la Edad Media con el cristianismo, e inaugurado por Agustín, aparece el modelo cristiano, que sustituirá la autoridad de los filósofos por la de los sacerdotes y que también dividirá la teología en tres órdenes: el sobrenatural, trascendente y revelado; el natural, filosófico y racional, que quiere verse cercano al primero, y un orden falso y demoniaco identificado con los filósofos y poetas, la pluralidad y el materialismo. Por supuesto, la implicación política de la teología no desaparece en absoluto; si en la Antigüedad los dioses lo eran del orden político, ahora se invertirán los términos, los reinos e imperios lo serán de la Cristiandad.
El Estado moderno supondrá una traslación política de las categorías propias de la teología judeocristiana. El anarquismo observará una equivalencia entre la teología y la teoría del Estado, por lo que este será visto como un sucedáneo de Dios. Ya en el siglo XIX se destapará la primera discusión entre reaccionarios y revolucionarios acerca de si es Dios quien crea la religión y la Iglesia o, a la inversa, es el fantasma divino quien es creado por Iglesia y religión; de forma análoga, se preguntarán si es la nación la que da lugar al Estado, justificando el patriotismo o, muy al contrario, el Estado, con su propaganda patriótica, acaba fundando la nación.
Lo que hacen los anarquistas del siglo XIX es una crítica antropológica y sociológica de la religión, convirtiendo los misterios del cristianismo en inmanentes; la justicia no hay que elevarla a un plano ultraterreno, sino hay que hacerla efectiva en nuestro mundo. Autores reaccionarios, como Donoso Cortés, observarán esta visión como una especie de "teología satánica", pero con ello no dejan de relacionar la teología (verdadera y revelada, para ellos) con la política en una suerte de lenguaje metafórico. Los anarquistas, deudores en gran medida de Feuerbach, consideran que el discurso de la teología supone una especie de lenguaje metafórico inconsciente, que no esconde si no los deseos y temores humanos; con ello, se da a elegir entre el hombre y algo ideal por encima de él, que podemos denominar Dios. El anarquismo se muestra en esta cuestión por encima del otro (supuesto) enemigo de la religión, el liberalismo, el cual se muestra tibio y conciliador reduciendo en última instancia el problema al tipo de gobierno e ignorando con ello los problemas sociales; el liberalismo, como sí hace el anarquismo, se muestra incapaz de observar el problema humano que esconde toda cuestión teológica. En otras palabras, los liberales, aunque se consideren laicos, al defender el Estado acaban afirmando la idea de Dios en el terreno político.
Aníbal D'Auria dedica gran parte del libro a analizar el debate de la teología política en el siglo XX, el que entran en juego una serie de importantes teóricos del Estado y del derecho, conservadores o no. El bando progresista es, de forma obvia, y aunque no sean anarquistas políticos, continuadores de la visión moderna de Feuerbach, Proudhon y Bakunin; según la misma, es el proceso de secularización que caracteriza a la Modernidad el que supone que el ser humano trate de materializar sus aspiraciones más profundas de autorrealización en el mundo terrenal, así como que la crítica científica aleje definitivamente todo residuo metafísico y reaccionario. Por el contrario, los juristas católico-reaccionarios tampoco pretenden nada nuevo, simplemente justificar la teología medieval en base a su propia explicación, y crítica, de la Modernidad. Dicho de otro modo, y con un lenguaje más apropiado para el tema principal del libro, unos pretenden dar un sentido de la verdad a lo teológico y un sentido metafórico a lo socio-político (por lo tanto, crear una teología política); los otros, invirtiendo los términos, consideran que lo real es el orden social y lo metafórico, o ideológico, la proyección trascendente de esa realidad. Tal y como lo expresan los anarquistas, se trata de elegir entre el hombre o los fantasmas que él mismo genera; en cualquier caso, en el propio ser humano se encuentra la elección. DESCARGA AQUÍ

20.8.14

Trabajo sin patrón en Europa. Cuatro experiencias europeas de autogestión

Repasamos las experiencias europeas más avanzadas en la recuperación de fábricas por parte de los trabajadores.
Alioscia Castronovo, Elisa Gigliarelli
Integrantes del grupo de investigación sobre empresas recuperadas de Officine Zero (Roma)
De Francia a Grecia, cuatro experiencias de recuperación de fábricas en Europa muestran que se puede trabajar sin patrones.

Marsella

Fralib: el elefante victorioso
Hay un elefante en Francia que se ha transformado recientemente en un símbolo de lucha. Es el elefante que aparece en el logo de un té muy conocido en la región, producido desde hace 120 años en una fábrica, de nombre Fralib, situada en el área metropolitana de Marsella, a 20 kilómetros de la ciudad. La multinacional Unilever, dueña de la marca Thé Éléphant y también del té Lipton, decidió en septiembre de 2010 cerrar la fábrica y trasladar la producción a Polonia, en busca de mano de obra más barata.
182 trabajadores se quedaron en la calle. Pero reaccionaron rápidamente y ocuparon la fábrica. Desde allí empezaron a reivindicar, apoyados por los sindicatos, no sólo los salarios que les debían, sino también el derecho a mantener sus puestos y a autogestionar la producción. Unas medidas acompañadas de una campaña de boicot a la transnacional.
El 26 de mayo de 2014, tras más de 1.336 días de protestas y de ocupación de la fábrica, los trabajadores de Fralib obtuvieron una victoria histórica en la batalla legal contra Unilever, la cuarta empresa alimentaria más grande del mundo.
Aunque Fralib no pudo conservar la marca Éléphant, en el mes de julio los trabajadores lograron por fin retomar la producción del té y de las infusiones de hierbas. Además, consiguieron que Unilever los indemnice con 20 millones de euros por los daños causados por el cierre de la fábrica. Con este impulso, los 60 integrantes actuales de Fralib volvieron a sus puestos de trabajo en la fábrica, esta vez bajo control obrero. Ahora no sólo trabajan sin patrón, sino que han reem­plazado los aromas químicos por productos naturales y orgánicos provenientes de cooperativas de productores locales, en el ámbito de la economía solidaria y alternativa.
“Éste es un proceso que no tiene vuelta atrás”, dice Rima, obrera de Fralib desde hace varios años. Empezó a trabajar con contratos precarios. Ahora es integrante de pleno derecho en la cooperativa. “Desde que empezamos esta lucha, nos hemos dado cuenta de que estamos en una etapa muy importante con respecto a nuestra libertad como trabajadores y ciudadanos; hemos necesitado mucha fuerza, mucha energía, pero ahora tenemos que seguir adelante, sin detenernos ni tener miedo”, concluye Rima.

Estambul

Kasova: “No es sueño, es necesidad”
La ciudad de Estambul ha vivido un año de movilizaciones multitudinarias a partir de las resistencias del movimiento en defensa del parque Gezi, de los sindicatos combativos y de muchas otras experiencias de lucha en contra del autoritarismo del Gobierno, la explotación laboral, la especulación inmobiliaria o la expropiación de los bienes comunes. La historia de los obreros de la fábrica Kasova se ha desarrollado en este contexto, convirtiéndose en la primera fábrica recuperada en Estambul desde los años 70. Esta experiencia ha evolucionado en profunda relación con otras experiencias, entre ellas la de la fábrica ocupada Greif, desalojada por la policía el pasado mayo, o el periódico Karsi, ocupado y autogestionado por sus trabajadores.
La Diren Kasova (Kasova Resiste) se encuentra en Osmanbey, un barrio textil con una fuerte tradición de lucha obrera, cerca de la plaza Taksim y del parque Gezi. En los últimos seis meses de vida de esta fábrica textil, el antiguo dueño empezó a bajar los salarios, a despedir trabajadores y a reducir el volumen de producción. Cuando en 2013 la plantilla descubrió los planes del patrón, decidió tomar la fábrica y defender las máquinas, enfrentándose y resistiendo a la presión policial, a un intento de desalojo y a varias amenazas durante las noches de toma.
Los obreros han suplido la falta de experiencia sindical con la solidaridad de los vecinos y de varios grupos políticos. “En los meses de lucha se han construido conexiones con los vecinos, que se dieron cuenta de las amenazas de desalojo y empezaron a visitar la fábrica durante la toma. Al mismo tiempo, la relación con el forum [asamblea] barrial ha ido creciendo en intensidad. Todo esto ha sido clave, desde el principio, para el éxito de la lucha”, nos cuenta Bulent, uno de los integrantes de Kasova. “Sin salarios y sin ningún tipo de indemnización, fueron momentos muy difíciles”, dice. La solidaridad y el apoyo popular, en particular de los forums, asambleas barriales surgidas desde el movimiento de Gezi, junto a la determinación de la plantilla de Kasova, fueron determinantes.
Actualmente, los obreros de Kasova luchan para que les devuelvan las máquinas que consiguieron llevarse antes de la quiebra definitiva de la fábrica. La necesidad de empezar a producir para garantizar ingresos para los integrantes de la cooperativa es un tema vital, una urgencia económica, pero también política: demostrar que es ­realmente posible producir sin patrones, en el marco de la autogestión.
“Queremos empezar una campaña política para que nos reconozcan el derecho a producir sin patrón –dice Bulent–. Queremos reducir el horario de trabajo, mejorar nuestras condiciones de vida, trabajar de manera autogestionada: sabemos que no es fácil, pero queremos intentarlo. No es un sueño, es la necesidad de mantener un puesto de trabajo para sobrevivir de manera digna”.
Salónica
Trabajo sin patrón en Vio.Me
En Salónica, ciudad industrial del norte de Grecia, hace casi dos años que se de­sarrolla una historia que se ha convertido en referencia obligada en toda Europa. Es la historia de una fábrica abandonada por sus dueños, enseguida olvidada por el Estado y el Gobierno, ignorada por el sindicalismo burocrático. En esta fábrica, como en muchas otras de Grecia y el sur de Europa, los trabajadores fueron despedidos cuando la empresa entró en quiebra. En 2011, los trabajadores de Vio.Me, reunidos en asamblea general, decidieron tomar la fábrica y gestionarla ellos mismos. La fuente de inspiración fueron, una vez más, las empresas recuperadas argentinas.
“Gracias a la solidaridad pudimos recuperar lo nuestro, la dignidad de nuestras familias, y seguir con pasión y fuerza en nuestra lucha”, dice Makis, uno de los trabajadores de Vio.Me. Al igual que en el caso de Argentina, la recuperación de esta fábrica de materiales de construcción hubiera sido imposible sin las redes de apoyo y solidaridad de ciudadanos y movimientos sociales. 
Los trabajadores de esta fábrica afirman que es necesario pensar la producción en relación a las necesidades sociales. En primer lugar, en relación a las necesidades de la plantilla, no sólo las económicas, sino también pensando en la sostenibilidad del ritmo de trabajo, la seguridad, las relaciones sociales entre ellos. La producción también debe estar pensada en relación a las necesidades de la comunidad, de los grupos de apoyo de la fábrica, de los vecinos. Y también del medio ambiente: hace más de un año, Vio.Me inició la producción de detergentes ecológicos. La fábrica recuperada, afirman los trabajadores, es un patrimonio común, no pertenece ni a un patrón ni a los obreros, sino que es “parte de una lucha mas grande”.
El proceso de autogestión se concreta a través de prácticas cotidianas de democracia directa, basadas en la participación del conjunto de los integrantes de la cooperativa en la toma de decisiones. “Cada día nos encontramos en la fábrica y decidimos en asamblea durante la primera hora de trabajo las actividades del día”, nos cuenta Dimitris, otro trabajador de Vio.Me, “y una vez al mes tenemos la asamblea general de todos los integrantes de la cooperativa, en la que tratamos todos los temas de gestión, producción y las cuestiones políticas en conjunto”. Entran a trabajar a las 7h y salen a las 15h. “Estábamos acostumbrados a trabajar para otros. Ahora lo hacemos para nosotros”, dice Alexandros, otro trabajador de Vio.Me.
Roma y Milán
Recuperando Officine Zero y Ri-Maflow
En Italia existen muchas experiencias que consiguieron gestionar de forma diferente la producción, reinvertir las ganancias y transformarse en cooperativa. Pero destacan dos experiencias innovadoras surgidas de las resistencias contra las políticas neoliberales: Officine Zero, en Roma, y Ri-Maflow, en Milán.
El proyecto de reconversión de Officine Zero surgió de la lucha llevada a cabo en la fábrica RSI, un taller de reparación de ferrocarriles situado en el barrio de Casalbertone, a un kilómetro de Tiburtina, la nueva estación de los trenes de alta velocidad de la capital. La fábrica quebró en 2011 por la crisis del sector ferroviario público y por la deficiente gestión de los propietarios, que paulatinamente habían bajado la producción y despedido a buena parte de la plantilla.
El 20 de febrero de 2012, los últimos 33 obreros despedidos decidieron tomar la fábrica exigiendo el pago de sus salarios. Durante esta lucha consiguieron un fuerte apoyo de las redes barriales, de los centros sociales ocupados y del movimiento estudiantil. La fábrica se abrió a la sociedad y empezó un proceso político asambleario llamado la “idea loca”, un proyecto de lucha y trabajo en común entre diferentes sectores laborales, a partir del apoyo a la lucha obrera contra la patronal y con el objetivo de crear un proceso de recuperación del espacio de forma colectiva y cooperativa.
El resultado de estas asambleas es el proyecto Officine Zero –“cero explotación, cero patrones y cero contaminación”–, basado en la recuperación de la fábrica y su reconversión productiva en base a diferentes proyectos laborales cooperativos. Lo que une estas experiencias diferentes es labúsqueda de otro modelo de relaciones sociales y laborales, basados en la autogestión y la cooperación.
La construcción de una alternativa concreta se articula entre varios proyectos de la fábrica: talleres artesanales, un proyecto de reutilización y reciclaje de las máquinas que han sido recuperadas y reactivadas por los antiguos obreros de la fábrica y nuevos integrantes del proyecto y un espacio de common working. Además, hay una ‘casa’ estudiantil autogestionada y un comedor popular. Otro proyecto surgido en la fábrica es la Camera del Lavoro Autonomo e Precario, con asistencia legal gratuita como forma de experimentación del sindicalismo metropolitano, organizado desde abajo y basado en la solidaridad, la lucha común y la conexión entre trabajadores precarios.

El mismo tema de la reutilización y el reciclaje es fundamental también en el proyecto de otra fábrica recuperada en Italia, la Ri-Maflow, de Trezzano sul Naviglio, cerca de Milán. Esta fábrica fue tomada por los obreros para evitar el vaciado de las instalaciones y que se llevaran las máquinas. La mayoría de los obreros despedidos participan en la cooperativa y han abierto la fábrica a la comunidad a través de la feria de segunda mano, que se ha transformado en un espacio fundamental de la economía solidaria a nivel territorial.

15.8.14

Médicos israelíes roban órganos de presos palestinos muertos

22 presos palestinos redactaron una carta en la que denunciaron que israelíes los usan para hacer pruebas científicas. (EFE)
El diario jordano, Alarab Alyawm, reseñó que las autoridades del régimen israelí no sólo maltratan y torturan a los presos palestinos, sino que en esas cárceles llevan a cabo experimentos médicos ilegales con sus cuerpos.
Un joven jordano, identificado como Wael Salim, perdió la vida en una de las prisiones israelíes. Según el diario, cuando su cadáver fue traslado a Palestina la fiscalía de Aman, capital de Jordania, ordenó someterle a exámenes de un forense para esclarecer las causas de su muerte.
Tras las pruebas, notaron que faltaban algunas partes del cadáver del fallecido, como su lengua y laringe, además algunas de sus costillas estaban rotas y tejidos de su corazón habían sido extraídos por los israelíes.
En días previos, 22 presos palestinos redactaron una carta en la que aseguran que en las cárceles de Israel los usan para probar experimentos y luego no les ofrecen servicios médicos para combatir los estragos de las pruebas.
Esto constituye una violación flagrante de la ley humanitaria internacional, puesto que muchos de los actos inhumanos, realizados sin consultar a los reos, provocan el deterioro de su salud.
Fuente: TeleSur Tv

13.8.14

(SoftwareLibre)Menú del sábado en el Rancho Electrónico

Software libre para una sociedad libre

Ven y celebra a la comunidad que se ha formado en torno a esta distro; rompe unas ventanas, desecha unas manzanas y decide tu mismo qué es lo que quieres hacer con tu chompu.

¡¡Pero no olvides hacer respaldo!!

11.8.14

[Libro] Sin Dios ni patrones. Historia, diversidad y conflictos del anarquismo en la región chilena (1890-1990)

El desarrollo histórico de los anarquistas en la región chilena, desde que llegaron sus ideas a fines del siglo XIX, hasta 1990, cuando el retorno a la democracia acompañó también su primer resurgir, involucró múltiples impulsos que desmienten con creces los prejuicios que la sociedad se ha generado respecto a ellos y ellas. Antes que adoradores del caos, se nos presentan como un inasible conjunto de experiencias –culturales, económicas y políticas- que reclamaron la autonomía del individuo frente a toda autoridad.
Reivindicando la independencia respecto al Estado y el capital, y en la búsqueda de un destino comunista anárquico, se resolvieron a crear grupos de propaganda y sindicatos urbanos y campesinos, ateneos, bibliotecas, policlínicas y consultas naturistas, círculos esperantistas, grupos de teatro, estudiantinas y escuelas libres, periódicos y editoriales, comités pro presos, clubes de fútbol y ligas de arrendatarios.
Esos diversos nodos y las acciones generadas desde allí, son presentados hoy en un trabajo que abarca temporalmente cien años y entiende que la contradicción y el conflicto interno son inherentes a este ideario. Fue así como supieron posicionarse en los movimientos sociales chilenos, provocando a miles de mujeres y hombres a mantenerse al margen del Estado y de los partidos políticos, y a forjarse por su cuenta, un propio y libre porvenir.
El libro se divide en tres partes. La primera “Un hilo negro en la historia de Chile” es un relato que intenta conectar a los antiautoritarios con el pasado nacional. “De los Oficios y las ideas” se denomina la segunda parte y se enfoca en la vinculación del anarquismo con el movimiento obrero chileno a través del anarcosindicalismo. Se estudian allí los oficios en donde fueron determinantes: portuarios, tipógrafos, zapateros, obreros de la construcción y panaderos. Por último, en “El árbol de la anarquía” se hace un viaje por algunas de las diversas manifestaciones de este ideario en los terrenos de la literatura, la salud, la vivienda, el teatro, el antifascismo, el deporte, el universo campesino y las discusiones en torno a la unidad entre los propios anarquistas.
Víctor Muñoz Cortés. Mar y Tierra Ediciones, Valparaíso, noviembre de 2013. 330 páginas, 15×21 cm DESCARGA EL LIBRO

(Cuba)Por un mundo más equitativo, inclusivo y diverso

Por Ulises Padrón, miembro de la Red de Jóvenes por la salud y los derechos sexuales
El pasado viernes primero de agosto, se celebró en la sede del CENESEX, el Balance Provincial de la Red de Jóvenes por la salud y los derechos sexuales (RJ). El encuentro reunió a un porciento destacado de promotores de La Habana y se presentó allí el informe “1er Taller Provincial de la RJ. Balance semestral”, a cargo de Yosvany Fonseca, coordinador capitalino de la RJ.
Muchas emociones encontradas irrumpieron en la sala cuando, para sorpresa de todos, se estrenó el nuevo documental de la RJ, evidencia de los casi cuatro años de lucha por un cambio de mentalidad en la sociedad cubana. Tras este acto, se pasó a la lectura del informe que sintetizaba las acciones de la RJ de noviembre a julio. Destacó Fonseca que no es imperioso contar con suficientes recursos logísticos para llevar a cabo acciones comunitarias y la necesidad de implementar estrategias que incentiven a los activistas a colaborar en la Red. Alentó, además, a proseguir el trabajo de conjunto con el proyecto sociocultural “Amor a segunda vista” de la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI), debido a los relevantes aportes que, en salud y derechos sexuales, han obtenido para la puesta en crisis de una cultura heterosexista en ese centro de altos estudios. Asimismo, insistió en la necesidad de intercambiar con otras redes sociales a pesar de no estar vinculadas al CENESEX.
Luego de sus palabras, en las que reconoció la sistematicidad de los promotores y la participación continua de la RJ en diversos espacios, se debatió el informe por parte de los asistentes. Nuevamente, se exhortó a la capacitación y actualización de talleres con el objetivo de obtener activistas mejores empoderados en temas de sexualidad. La presencia de la RJ en eventos científicos fue otra de las exigencias planteadas como impulso para desarrollar conocimientos en cuestiones de diversidad sexual.
De igual modo, de cara hacia el futuro, se acordó consolidar el trabajo comunitario, en acciones tales como barrio-debates, charlas con estudiantes de todos los niveles, policías, reclusos, pacientes con VIH/Sida, personal de Salud y población en general. También, potenciar la formación de promotores en centros universitarios, escuelas deportivas y comunidades y crear alianzas estratégicas con organizaciones políticas y de masas en la provincia, fueron otros de los compromisos tenidos en cuenta por los activistas.
Esta cita sirvió además para presentar el Equipo Técnico Nacional (ETN) y Provincial (ETP) que tendrán como finalidad encauzar  el trabajo de la RJ y a su vez ganar en organicidad y eficacia en cuanto al desempeño de las tareas a cumplir. En el ETN, funge Yasmany Díaz como Coordinador Nacional, mientras dentro del equipo se encuentran Taineris Valdés, Jessica Borges, Dayron Carrete, Guillermo Orozco y Ulises Padrón. Por su parte, el ETP está integrado por Fonseca coordinador y como miembros de él están Indira Meneses, Ismaray Medina,  Yeilis Iriarte, Raine P. Torres, Haldem López, Joymi Castañeda y Yulier Blanco. De esta manera, la coordinación de la RJ será más participativa y estimulará el trabajo en colectivo.
El cierre del evento juvenil concurrió con la graduación de los recién promotores del Taller de Verano, quienes en el diálogo propiciado coincidían en la voluntad de continuar el trabajo sostenido de casi cuatro años de existencia. Yasmany Díaz aprovechó la ocasión para agradecer a todas las instituciones que desde el inicio creyeron (y creen) en la RJ, como la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), El Fondo Mundial de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), la Real Embajada de Noruega, entre otras. Asimismo animó a seguir trabajando para “construir un mundo más equitativo, inclusivo y diverso”. Con estas palabras, el Coordinador Nacional dio paso a una nueva etapa de trabajo que se centrará en consolidar los esfuerzos de la Red por extenderse en la sociedad cubana actual.